Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva red de carriles bici conectará polígonos y centros comerciales

El plan de acción territorial de la Xarxa d’Itineraris no Motoritzats diseña 298 ciclorrutas con una extensión de 3.360 kilometros para ampliar y unir los 1.017 km de itinerarios actuales

El carril bici de Valencia a El Saler

La Conselleria de Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, finalizará la próxima semana el plazo de información pública del Plan de acción territorial de carácter sectorial (PAT) de la Red de Itinerarios no Motorizados de la Comunitat Valenciana (XINM por sus siglas en valenciano). Una red que alcanzará los 3.360 kilómetros cuando esté finalizada con un total de 289 ciclorrutas, en un futuro para el que no hay horizonte previsto de finalización (identificadas en color azul en la infografía adjunta).

La red de vías ciclopeatonales alcanza actualmente los 1.017 kilómetros, distribuidas en 119 ciclorrutas (en rojo en el mapa adjunto que acompaña esta información). Su tipología es variada. Y va desde los 300 metros de carril ciclista en una rotonda en Novetlè hasta los 76,7 kilómetros de la Vía Verde de Ojos Negros, la más larga de toda España y que incrementará su kilometraje cuando se complete el trazado hasta Sagunt, si llega a ejecutarse algún día.

La longitud media de la ciclorruta es de 8,8 kilómetros. Aunque al menos una docena de tramos no superan el kilómetro en Burriana, El Puig, Sagunt, Sollana, Montserrat-Montroi, Sant Joanet-Carcaixent, Alzira, Carlet, l’Olleria-Palma de Gandia, Almoradí, Manises o Quart de Poblet. Se trata de «fideos aislados» que no suelen llevar a ninguna parte y cuya ausencia de conexión con una red segura impide a los usuarios usarla habitualmente.

De hecho, uno de los objetivos del PAT de la Xarxa d’Itineraris no Motoritzats es «estructurar una verdadera red ciclopeatonal interconectada que facilite la movilidad sostenible, por lo que se plantea la terminación y conexión de los itinerarios existentes (cualquiera que sea la Administración titular) y la proposición de otros nuevos que amplíen la red de viales no motorizados».

Vías inconexas

A esta situación de carriles bici inconexos ha contribuido, como reconoce el documento para la consulta pública previa de la XINM, que el departamento de Obras Públicas «ha construido durante los últimos años una cantidad significativa de vías ciclistas, que se proyectaban como un equipamiento más de las carreteras a construir» a las que, obviamente, se garantizaba una continuidad. Pero «en el caso de la vía ciclista adyacente la continuidad no se garantizaba de no existir un carril bici próximo a las obras realizadas, limitándose la actuación al entorno inmediato de la obra de la carretera». De ahí que el resultado actual sea «una gran cantidad de kilómetros de vías ciclistas construidas, con itinerarios por completar o sin conexión y que por su relativa proximidad podrían entrelazarse con actuaciones de relativamente bajo coste económico».

Por eso el objetivo del plan es actuar en cinco ámbitos concretos: «Finalizar las ciclorrutas existentes; conectar poblaciones; facilitar la movilidad cotidiana; promover la movilidad recreativa y permeabilización de infraestructuras». Con la mirada puesta en el horizonte de «fomentar el uso de medios de transporte sostenibles mediante la oferta al usuario de una red completa, segura, accesible y cómoda» que, a la vista está, cuando existe se utiliza mayoritariamente por todo tipo de usuarios: desde personas con movilidad reducida a peatones y ciclistas.

Esta nueva red de itinerarios no motorizados además de completar la red existente «impulsará el desarrollo de nuevas vías metropolitanas no motorizadas y favorecerá la accesibilidad en transporte no motorizado a centros generadores de movilidad cotidiana como polígonos industriales, centros educativos, sanitarios, comerciales, intermodales».

Con rutas de gran recorrido

También se pretende conectar la red autonómica con itinerarios de gran recorrido de tipo recreativo y turístico como Eurovelo EV-8 (la ruta cicloturista transeuropea de Cádiz a Grecia), la Vía Litoral de la Comunitat Valenciana, vías verdes o itinerarios a espacios de interés natural, paisajístico o medioambiental.

Según el titular de la Conselleria de Movilidad, Arcadi España, «el éxito del modelo de movilidad sostenible basado en corredores no motorizados pasa por tener una red entrelazada que, con criterios mínimos de seguridad y comodidad, comunique las áreas urbanas con focos de generación de desplazamientos cotidianos. Por eso con instrumentos como la XINM redoblaremos esfuerzos para identificarlos y planificar la conexión de estos con la malla de viales no motorizados».

Compartir el artículo

stats