La sexta ola de la pandemia de coronavirus es ya motivo «oficial» de preocupación al entrar la Comunitat Valenciana en el nivel de riesgo alto o alerta 3 de los cuatro del conocido como semáforo del Ministerio de Sanidad. Además, lo hace en un momento especialmente complicado con un aumento exponencial de casos, con la variante ómicron más transmisible ya circulando y a solo siete días de la Navidad, con el peligro que esto supone por el aumento de encuentros sociales alrededor de una mesa, donde es más difícil mantener la mascarilla puesta.

Con incidencias disparadas aquí y en media España, las autoridades recuerdan —como ayer lo hizo la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra— que ahora tener muchos más casos con el 92 % de valencianos vacunados con pauta completa no se debe tratar igual que el año pasado pero sí lo es el que las camas de las UCI se estén llenando de pacientes covid. Esto es lo que ahora está pasando y que justifica este nivel de riesgo tres y que algunos hospitales estén tomando ya medidas, como suspender cirugías no urgentes.

De hecho, el que las hospitalizaciones se estén manteniendo en niveles bajos (ayer había 694 ingresados) y que los casos graves estén aumentando más lentamente (en UCI hay 138 personas) es lo único que mantiene ahora a la C. Valenciana en el penúltimo peldaño de este semáforo ya que, si fuera por los niveles de transmisión ya se estaría en riesgo extremo. La incidencia acumulada a 14 días supera este umbral (563 ayer) y hay 191 municipios que lo superan con tasas disparadas como los 1.139 casos por 100.000 habitantes a 14 días de Sueca, los 1.087 de Ontinyent o los 944 de Alfafar.

Con todo, los expertos recuerdan que pese a que la vacuna esté funcionando y haya bajado a la mitad la tasa de hospitalizaciones, a más casos, más ingresos y los recursos de UCI son finitos. El plan de contingencia de la conselleria prevé ampliar las 512 camas UCI actuales (de las que hay ya ocupadas por todo tipo de enfermos tres de cada cuatro) hasta 800 en un primer momento pero se puede llegar a las 1.200 en situación extrema. En los hospitales, esta llegada lenta pero sostenida de casos, sobre todo a las UCI, ha provocado que se empiecen a tomar medidas.

Castelló, en riesgo extremo

Donde más se está notando es en la provincia de Castelló que por ocupación de camas UCI está ya en riesgo extremo. En el hospital de Vinaròs ya han suspendido las operaciones programadas y solo se hacen las urgentes para evitar ocupar más camas en previsión de lo que pueda venir y ya han tenido que derivar pacientes UCI a otros hospitales, según han confirmado fuentes de CC OO. En el hospital de La Plana, en Vila-real tienen ya la UCI completa y lo mismo pasa en la UCI del Hospital General de Castelló donde ya han ampliado espacios para acoger más pacientes. Allí se debatía ayer si empezar a suspender cirugías.

En Alicante, hay también hospitales con cifras de ingresos preocupantes como el de la Marina Baixa, donde según fuentes sindicales hace ya dos semanas que solo se hacen operaciones urgentes. Lo mismo pasa en el Hospital General de Alicante donde se han suspendido las intervenciones no urgentes de tarde y que requieren ingreso mientras que en el San Juan se están priorizando las que no conllevan ingreso.

Doblado habitaciones en Gandia

En la provincia de Valencia por ahora la peor parte se la están llevando en Gandia, el departamento con una incidencia más alta, ya se han doblado habitaciones por falta de espacio según las mismas fuentes y la semana que viene se planea usar el área de Cirugía Mayor Ambulatoria como UCI y se suspenderán intervenciones.

En el Clínico de València, los problemas se han presentado antes por culpa de la contaminación de la UCI de coronarios por el hongo Aspergillus. Las obras de cambio de la maquinaria de aire acondicionado se están retrasando «de manera injustificada» según el sindicato CSIF y se van a tener que cerrar tres quirófanos para abrir en ellos camas UCI (como ya se hizo en la gran ola de enero) para garantizar estos recursos.

Ampliar el certificado covid

La situación pues empieza a ser delicada y podría empeorar pronto si el 19,11 % de ocupación de camas UCI de ayer llega al 25 %. Con todo, el president de la Generalitat, Ximo Puig, ha insistido en los últimos días que no había intención de proponer nuevas restricciones aunque sí se baraja ampliar el certificado covid a otros espacios donde la mascarilla no está garantizada. Al respecto, la vicepresidenta Mónica Oltra apuntó ayer que si en la Interdepartamental se presentara una nueva propuesta para ampliar los espacios del pase covid sería por la monitorización que se está haciendo de la situación hospitalaria: «Esto será así porque Salud Pública lleva la batuta en todo esto y debe llevarla», dijo ayer al tiempo que recordó que lo que hay vigente no son «recomendaciones» sino «normas de obligado cumplimiento».