La vacunación contra la covid cumple este 27 de diciembre un año. Lo hará con 4,2 millones de valencianos y valencianas con la pauta completa, el 83 % de toda la población de la Comunitat Valenciana, y 9,4 millones de dosis inoculadas entre todas las de refuerzo que ya se están poniendo. Sin embargo, más allá de datos, la campaña de vacunación deja un año con varias historias.

Batiste Martí, el primer vacunado contra la covid en la Comunitat Valenciana.

1.Batiste Martí

Batiste Martí y sus 82 años se convirtió el 27 de diciembre de 2020 en historia de la pandemia en la Comunitat Valenciana al ser la primera persona en ser inoculada contra la covid. Lo hizo en la residencia Verge del Miracle de Rafelbunyol donde comenzó la campaña. El orden se estableció por no haber tenido en los 10 meses desde que había comenzado la pandemia ni un solo casos de coronavirus.

Batiste Martí ha sido serrador y trabajador de la madera durante más de cuarenta años y cuidador de su mujer durante casi otras dos décadas hasta que ella falleció cinco meses antes de que un coronavirus pusiera el mundo patas arriba. «Cuando supe que nos iban a vacunar en la residencia, pedí ser el primero; había otros delante pero les daba un poco de miedo, yo dije que yo quería ser el primero, que me pincharan a mí», recordaba medio año después. «Aunque en la segunda dosis me dejaron de los últimos», añade.

2.Los 'adelantados'

Prácticamente nada más comenzar la campaña de vacunación llegó la polémica: los alcaldes de El Verger y Els Poblets, Ximo Coll y Carolina Vives, se habían vacunado antes de tiempo. "Nos dijeron que sobraban dosis y que se iban a perder", justificaron en su momento. "No es ningún privilegio, claro que hubiera preferido que se la inyectaran a mi madre de 80 años", añadían.

El matrimonio fue el primer caso conocido de personalidades políticas que habían sido inmunizados antes de lo que les tocaba por edad, pero no fueron los únicos. Sanidad investigó hasta 62 casos con posibles irregularidades de los que diez eran cargos públicos. Entre ellos estaban el concejal de Sanidad de Orihuela, José Galiana; el alcalde de Benlloch, Angel Ribes; el alcalde de Rafelbunyol, Rafael López; o el ya ex fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Castellón, José Luis Cuesta.

3."Se suspende la vacunación"

El 15 de marzo, cuando la campaña de inmunización tomaba ritmo, miles de trabajadores educativos hacían cola frente al hospital de campaña de La Fe. Más de 110.000 docentes iban a ser vacunados en los siguientes días con AstraZeneca. Sin embargo, a las 18:15 de la tarde, cuando ya se llevaban tres horas de pinchazos, sonó entre las lonas de la instalación sanitaria un "se suspende la vacunación". Y efectivamente se paró.

La Comisión de Salud Pública había decidido dejar de administrar AstraZeneca durante 15 días para estudiar sus posibles efectos secundarios. Al final, menos de una semana después, la EMA elaboraría un informe en el que concluiría que la vacuna era totalmente segura. A los días volvía a reestablecerse el ritmo, aunque la imagen del hospital de campaña viendo frenada la vacunación como un momento icónico.

"Se suspende la vacunación, me acaban de llamar de Conselleria"

4.La tercera dosis llegó primero en Biar

Biar fue la primera localidad de España (y posiblemente del mundo) que contó con personas con tres dosis inoculadas contra la covid. El motivo fue que durante el final de la jornada del 28 de julio, cuando se vacunaba a personas de la generación de 1978, hubo a quienes no se les administró la vacuna de manera correcta. Según explicaron, no se disolvió bien el fármaco en suero y, por lo tanto, lo inyectado, fue solo agua y sal.

Eso le afectó a cinco personas de las 30 citadas durante aquel día, no obstante, no se consiguió averiguar a quiénes había afectado. La solución que tomó la Conselleria de Sanidad fue la de poner una tercera dosis a la treintena de sospechosos. Por lo tanto, hubo una veintena de personas en Biar que tuvieron contaron con una tercera dosis antes que nadie.

5.Un hospital privado se salta las indicaciones de Sanidad

Hubo también un tiempo en el que las personas con una dosis de AstraZeneca no sabían qué fármaco les iban a inocular como segunda dosis. Fueron varias semanas de espera para miles de valencianos entre los que hubo una excepción. Un hospital privado se saltó las directrices de la Conselleria de Sanidad y vacunó a su personal de enfermería con la segunda dosis de AstraZeneca que guardaban en las neveras.

Justificaron la decisión en que las vacunas se iban a caducar y se iban a pasar las 10 semanas de margen entre el primer y el segundo pinchazo. El castigo por parte del departamento que dirige Ana Barceló fue expedientarles y eliminar su capacidad para vacunar contra la covid.