«Lideresas en sectores masculinizados» fue la primera mesa de debate del Foro de Liderazgo Femenino y no defraudó a ninguna espectadora. Moderada por Patricia Campos, expiloto de la Armada Española y entrenadora de fútbol, entre sus hazañas se encuentra la de ser la primera mujer de la Armada en pilotar un reactor.

Junto a ella, tres invitadas de excepción participaron en el coloquio: Alexandra Cortés, directora general de Ferros La Pobla; Sara Gómez, directora ejecutiva del proyecto Mujer e Ingeniería de la Real Academia de Ingeniería de España; y Alicia Martínez, socia voluntaria de la Dirección de Expansión de Ellas Vuelan Alto y piloto de helicóptero de dicha entidad.

Patricia Campos, expiloto de la Armada Española. ED

Entre las principales conclusiones del interesante debate, la infrarrepresentación femenina, como coincidieron en señalar de forma unánime todas las participantes, es uno de los condicionantes disruptivos más acusados, ya que se ejerce de forma transversal en múltiples sectores y campos profesionales. Son, como enunciaron, «muros de corbata».

Alicia Martínez, socia voluntaria de la Dirección de Expansión de Ellas Vuelan Alto y piloto de helicóptero de dicha entidad. ED

En este sentido, Gómez no dudó en aseverar que «el liderazgo femenino es todavía una asignatura pendiente a nivel global». De hecho, Cortés no dudo en denunciar que en su sector, el de la ferralla, «no hay ninguna mujer».

Las tres suman en su haber una tan dilatada como destacada experiencia atravesada, pese a ello, por el sesgo de género. Uno que, como admitieron, ha dificultado su trayectoria y que halla en la maternidad su vertiente más feroz. Así, Martínez destacó que «se debe incidir en una conciliación real».

Sara Gómez, directora ejecutiva de Mujer e Ingeniería. ED