Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El túnel pasante y el tren a Xàtiva podrán recibir financiación europea

La revisión de las redes transeuropeas incluye otras actuaciones que optan a fondos como la estación multimodal de la Font de Sant Lluís y el ancho europeo entre el nudo de la Encina y Alicante

El consistorio insiste en mantener el túnel pasante

La Comisión Europea ha revisado el reglamento de la red transeuropea de transportes (RTE-T), en la que están incluidos como corredores prioritarios el eje mediterráneo, el cantábrico-mediterráneo y el corredor atlántico.

La revisión del reglamento va acompañada de un paquete de medidas para favorecer los desplazamientos en tren y acelerar el desarrollo del sistema de transportes sostenible y digital europeo. El objetivo es claro: favorecer los desplazamientos en tren y descarbonizar el transporte, mediante la promoción de los desplazamientos a pie y en bicicleta en las grandes ciudades.

El reglamento de las redes transeuropeas de transporte (RTE-T) también ha permitido ascender a la primera división de las prioridades europeas tramos hasta ahora no incluidos como el trazado de ferrocarril convencional Xàtiva-València (sí que estaba incluida la línea de alta velocidad entre ambas ciudades, ya construida pero aún no operativa), la conexión ferroviaria con el aeropuerto de Alicante (actualmente en vía única sin electrificar) o la línea de ferrocarril en ancho ibérico entre el Nudo de la Encina y Alicante destinada a las mercancías.

La revisión de la RTE-T también supone la aparición por primera vez del túnel pasante de València [proyecto con el estudio informativo en información pública] y la estación multimodal de la Font de Sant Lluís.

«El nodo de València queda muy bien dibujado: incluye como red básica europea el puerto, la ciudad, la Font de Sant Lluís y el túnel pasante, lo que significa que podrán acceder a ayudas europeas, como red básica de las redes transeuropeas de transportes», apunta al respecto Josep Vicent Boira, coordinador de la oficina del Gobierno para el corredor mediterráneo.

El acceso a las ayudas europeas de financiación es, de hecho, la principal ventaja para una infraestructura que pasa a formar parte de la red básica de la red transeuropea de transporte (el core network de la TEN-T, por sus siglas en inglés).

Opciones interesantes

Entre la financiación europea a la que se podrá acceder está la regulada por el reglamento de financiación 2021-2027 de las redes transeuropeas de transportes dotado con 25.800 millones hasta 2027 (de los que 12.000 se destinan para fondos de cohesión que ya no recibe el Gobierno de España).

«Hay que espabilarse y ponerse las pilas para saber lo que se puede financiar con estas ayudas porque hay opciones interesantes para València como el cambio de ancho Castelló-Tarragona (de ibérico a europeo) y la conexión con el aeropuerto de Alicante para que el corredor mediterráneo sea una realidad».

Acelerar los proyectos es competencia de cada Estado miembro, según recuerda Boira. Aunque las ciudades también deben de ponerse las pilas. «Las ciudades van a tener una importancia mas notable. Por eso ciudades como València y Alicante deberían incorporar una visión de amplia escala de dónde están en la red transeuropea de transportes para conocer los requerimientos y las ventajas de estar en esta red».

Entre las exigencias que reclamará Europa para las ciudades de más de 100.000 habitantes incluidas en la red transeuropea de transportes estará la exigencia de disponer de un plan de movilidad metropolitano (Pmome) antes de 2025.Son 424 ciudades en toda la red transeuropea de transportes. En la Comunitat Valenciana deberán tener un plan de movilidad aprobado las tres capitales de provincia y sus áreas metropolitanas.

Trayectos a pie y en bici

Las directrices europeas están claras: se ha de fomentar el transporte público y los desplazamientos a pie y en bicicleta en las grandes ciudades y áreas metropolitanas europeas para reducir el uso del coche.

Respecto al transporte público, Europa apuesta por el ferrocarril, para que sea tan versátil como el avión. Por ello se reducirá el IVA de los billetes de ferrocarril transnacionales, entre otras medidas. La Comisión Europea aspira a crear un «red inteligente y sostenible a partir de unas medidas básicas que deberá cumplir toda la red europea: velocidades de 160 km/h o más, sistema de seguridad europea interoperable ERTMS, líneas de mercancías aptas para trenes de 750 metros y adaptar las terminales al transbordo camión ferrocarril para subir los camiones al tren».

La red básica como el corredor mediterráneo debe estar finalizada en 2030, hay un plazo intermedio hasta 2040 para las últimas incorporaciones y toda la red debe estar completada en 2050.

Compartir el artículo

stats