Los docentes y el resto de trabajadores del sector educativo vuelven a pasar por los vacunódromos... por tercera vez. Los trabajadores esenciales deben inmunizarse de nuevo con una dosis de refuerzo si los dos pinchazos anteriores fueron con AstraZeneca —que pierde más capacidad de proteger frente a la infección— y ya han empezado a ser citados por Sanidad.

Después de los mayores de 60 años —que habrán recibido la tercera dosis antes de Nochevieja—, el siguiente grupo prioritario es el educativo, que la Conselleria de Sanidad se ha comprometido a inmunizar antes del próximo 10 de enero, por lo que está acelerando el ritmo.

Al personal de los centros educativos, la cita con la vacuna (ahora de Pfizer o Moderna) les vuelve a pillar en vacaciones: en algunos casos, esto supone algún inconveniente y trastoca los planes navideños; en otros, se agradece tener los días libres, por si surgen efectos secundarios, poder descansar con calma.

Mayor seguridad

Lo que sí coinciden todas las personas contactadas por Levante-EMV es que el tercer pinchazo les supone una dosis y seguridad para afrontar la vuelta a clase tras el parón de la navidad, cuando el curso pasado se registraron los peores datos de incidencia de covid-19 en las aulas.

Helena, profesora en Alaquàs, se vacunó ayer con optimismo, a pesar de la sexta ola. «Sacando cuentas, si los anticuerpos se crean a los dos semanas de vacunarse, a la vuelta de navidad ya estaré inmunizada. Se ha hecho con prisa por eso, para que todos estemos protegidos después de vacaciones», expone, no sin cierto temor a sufrir efectos secundarios: «Me da miedo, porque las dos anteriores me hicieron reacción, y no me apetece ponerme enferma... pero nunca se sabe».

En esta ocasión, la cita la ha recibido directamente en su centro de salud, después de pasar por dos vacunódromos distintos. Hace días, concretamente el 22, su compañera Encarna también recibió el tercer pinchazo. En su caso, en un punto sin cita. «Salí del trabajo y me vacunaron en menos de media hora. Dudé al principio, por si me hacía reacción en navidad, pero hay que ponérsela y ya está, una cosa menos», asegura. «Confiamos en que la tercera dosis sea un refuerzo para estar más protegidos en la sexta ola y para la vuelta a clase», afirma.

Entre la variedad de opiniones, Regina, docente en un pueblo de Castelló que se vacunó ayer junto a su marido —también profesor—, lamenta que esta vacunación sea de nuevo durante el descanso de los docentes. «No me parece bien que nos vacunen ahora porque la segunda dosis ya me dio reacción y me pilló en vacaciones; espero que no me fastidie las navidades, pero por otra parte sí da más tranquilidad estar con las tres dosis para la vuelta al cole, porque va a ser tremenda», opina.

Amparo, educadora en un colegio de Gandia, lamenta no haber sido citada aún y espera su SMS. «Deberíamos haber ido todas las trabajadoras a una, por grupos, como en la primera dosis, porque ya han pasado los seis meses desde la segunda... y yo prefiero vacunarme en vacaciones y tener inmunidad antes de volver al cole», defiende, a diferencia de la opinión anterior.