La sexta ola de la pandemia de coronavirus está provocando un auténtico tsunami de contagios en la Comunitat Valenciana. Pese al éxito de la vacunación y el amplio porcentaje de población vacunada con la pauta completa, y hasta incluso con la dosis de refuerzo, lo cierto es que los contagios están alcanzando en las últimas horas récords históricos desde que comenzó la pandemia.

A diferencia de otras olas, en esta la población cuenta con una herramienta más que ayuda a detectar contagios. Son los test de antígenos. Hasta hace unos meses, este tipo de pruebas solo podía hacerse en centros autorizados pero ahora se han puesto a la venta autotest de venta en farmacia con los que en apenas 15 minutos se puede detectar una infección por coronavirus.

Test de antígenos. EUROPA PRESS

Sin embargo, y pese al alto grado de especificidad y precisión de estas pruebas, lo cierto es que los test de antígenos han demostrado ser muy eficaces para detectar contagios en el caso de pacientes que han comenzado a experimentar algún tipo de síntoma, por pequeño que sea. Según los expertos, los test que se pueden adquirir en farmacia pueden arrojar falsos negativos en estadios muy tempranos de infección por lo que recomiendan someterse a ellos cuando hayan pasado entre 4 y 5 días desde el contacto con el positivo o bien cuando se haya comenzado a tener síntomas.

Hacerse una PCR tras un test de antígenos negativo

Por todo ello, son muchas las personas que se preguntan si es necesario o no hacerse una prueba PCR si el resultado en un test de antígenos es negativo. La respuesta varía según cada paciente. Si no ha estado expuesto a ningún infectado o positivo y no presenta síntomas es innecesario. No hay motivos para pensar que esté infectado y que el test de antígenos haya dado un falso negativo.

Sin embargo, y aquí es cuando realmente es necesario someterse a una prueba PCR, si el paciente ha estado en contacto estrecho e íntimo con una persona que ha dado positivo en las horas posteriores a su encuentro sí sería conveniente hacer una de estas pruebas en laboratorio. A diferencia de los test de antígenos, la PCR permite localizar restos del ARN del virus a través de una muestra de la mucosa. La sensibilidad del PCR es muy superior a la de los test de antígenos y el margen de tiempo dentro del cual se puede detectar el virus es muy inferior también.

De hecho, las pruebas PCR son capaces de detectar la presencia de virus en pacientes incluso a los tres días del contagio, haya síntomas o no. La principal diferencia con los test de antígenos es que estos requiere un pico de carga viral para detectar estas proteínas en la mucosa de los paciente.