Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Zaplana contrató en negro a una asistenta por 500 euros al mes en un piso de 1,6 millones

Las cuentas de sus hombres de paja manejaron 16,2 millones de euros

Zaplana contrató en negro a una asistenta por 500 euros al mes en un piso de 1,6 millones

El expresidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, es ese tipo de personas que puede lucir en su muñeca un reloj de alta gama de 20.000 euros. Y vivir en un piso de 240 metros cuadrados en el exclusivo barrio de Salamanca de Madrid valorado en 1,6 millones. Pero que al mismo tiempo contrata en negro (a pesar de haber sido ministro de Trabajo) a una empleada de hogar a la que paga un salario de entre 491,89€ y 506,89 euros al mes. Y a la que despide con un finiquito de 167,652 euros tras siete años de servicios prestados (de los que cuatro sí estuvo dada de alta).

Son algunos de los detalles incluidos en el último informe de los agentes del grupo de delitos contra la administración de la unidad central operativa (UCO) de la Guardia Civil, adelantado por El Plural, e incorporado al caso Erial que investiga la presunta trama de pago y cobro de mordidas y el consecuente blanqueo de capitales organizados supuestamente por la familia Cotino y Eduardo Zaplana junto a sus amigos y presuntos testaferros.

La Guardia Civil «resume» y documenta (con archivos incautados en los registros o con las agendas del mismo Zaplana) la «estructura societaria única, con transformaciones a lo largo del tiempo, con presencia en varios países y con una permanencia temporal entre los años 2005 y 2018». Hasta que fue detenido el 22 de mayo de 2018.

Una estructura empresarial que, a juicio de la Guardia Civil, «tiene como objeto canalizar, ocultar y poner a disposición de sus beneficiarios finales una serie de fondos de supuesta procedencia delictiva» y «provenientes de las comisiones aparentemente desembolsadas en atención a las adjudicaciones del Plan Eólico de la Comunitat Valenciana -que se cuantifican en 6,4 millones de euros- así como los abonados en el Principado de Andorra entre los años 2004 y 2007 -que superan los 9,8 millones de euros-». Un total de 16,2 millones destinados a mantener un elevado tren de vida, presuntamente, para Eduardo Zaplana y su entorno, invertir 4,3 millones en ladrillo en la adquisición de parcelas urbanas en la Vila-joiosa, dos áticos de lujo en Altea, un piso en Madrid, coches y relojes de alta gama. También a inversiones ruinosas que les hicieron perder dinero.

Como ha informado Levante-EMV desde que estalló el caso Erial en mayo de 2018, las cuatro sociedades instrumentales utilizadas en esta operativa fueron Costera del Glorio, Medlevante, Turnis Sylvatica y Gesdesarrollos Integrales. Un entramado empresarial creado por el abogado y asesor fiscal de Zaplana, Francisco Grau, y ejecutado por Joaquín Barceló, amigo de la infancia y compañero del exministro en la Peña Picarol de Benidorm. Ambos estuvieron relacionados con Terra Mítica, el parque temático y proyecto estrella del exjefe del Consell. A través de Costera del Glorio se adquirió el piso en la calle Núñez de Balboa de Madrid del que disfrutaba Zaplana. Así lo ratificó la empleada del hogar a la Guardia Civil, que no ha dejado fleco por comprobar. ‹‹Eduardo Zaplana era la única persona que usaba la casa desde 2010 a 2018 (...) Las cosas que había en la vivienda, como por ejemplo la ropa, eran de él». Costera del Glorio también costeó la reforma del piso de 215 metros cuadrados por 91.250 euros y la compra de dos televisores Bang & Olufsen por 21.000 €, pero que gestionó Gregorio Fideo, el secretario del exministro fallecido en 2004.

Fideo fue precisamente quien entrevistó, junto a Zaplana, a la empleada de hogar que gobernó el piso de Núñez de Balboa hasta 2018. Y con el exministro era con quien negoció las condiciones de su «contratación», en negro durante los tres primeros años. Cuando preguntó si podían darla de alta en la Seguridad Social, la mujer declaró a la Guardia Civil que Zaplana le dijo que «era complicado, porque el piso era de un amigo» aunque finalmente la dio de alta.

Compartir el artículo

stats