La Conselleria de Agricultura ha destinado más de cuatro millones de euros a la construcción y mantenimiento de depósitos de agua para la prevención y extinción de incendios forestales durante 2021. A lo largo del pasado año se pusieron en funcionamiento 15 nuevos puntos de agua para la prevención de incendios forestales que suman un total de 323 infraestructuras de este tipo, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

De los 15 nuevos depósitos, siete se encuentran en la provincia de Castelló (en los municipios de Cabanes, Cinctorres, Morella, Rossell, Xert, Teresa y Castillo de Villamalefa), otros siete en la provincia de Valencia (Ontinyent, Cortes de Pallás, Buñol, Requena, Alpuente, Aras de los Olmos y Pinet) y uno en el término municipal de la Vall de la Gallinera, en la provincia de Alicante.

Asimismo, para este año está aprobada la ejecución de dos nuevas obras. La primera consiste en la construcción de un nuevo depósito de prevención y extinción del fuego en Montán (Castelló), mientras que la segunda se centrará en el mantenimiento de diversos depósitos de agua en el Valle de Cofrentes. Estas actuaciones alcanzan una inversión de 337.000 euros.

La conselleria también ha desarrollado un proyecto de mantenimiento de depósitos metálicos con una inversión de 841.998,84 euros. Los trabajos han incluido, además de la adecuación y revisión de 58 puntos de agua metálicos, la instalación de rampas para facilitar la salida de los animales, así como abrevaderos, charcas en el exterior y equipamiento de energía renovable.

El director general de Prevención de Incendios, Diego Marín, ha concretado, entre las acciones, la mejora y nueva construcción de 10 observatorios forestales, la construcción de otros 8 nuevos depósitos, la puesta en marcha de un servicio de estaciones meteorológicas para la detección de rayos y una prueba piloto de teledetección.