El caos en el servicio de Cercanías con continuas cancelaciones de trenes y ostensible reducción de la oferta del servicio se va a intentar minimizar en los próximos meses con la oferta de autobuses en horas punta para garantizar el transporte, la reducción de un 35% en el precio de los abonos (que no se aplicará a los billetes sencillos), y el seguimiento semanal y exhaustivo para detectar dónde se producen las cancelaciones e intentar atajar así el problema. Unas medidas que se suman a la devolución exprés del precio del billete que ya existía y al aumento de la información de los posibles cambios que se produzcan en el servicio de Cercanías de València. La ministra de Transportes Raquel Sánchez ofreció ayer el detalle de este «Plan de acción inmediata para el núcleo de Cercanías de València» tras reunirse en el Palau con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, el conseller de Movilidad, Arcadi España, el presidente de Renfe, Isaías Táboas, o la secretaria de Estado de Infraestructuras, Isabel Pardo de Vera, entre otros.

«No vengo a dar grandes cifras de miles de millones de inversión, ni de cientos de obras. Ya estamos actuando y se están haciendo obras, pero lo que hoy les presentamos es una iniciativa para dar respuesta a las necesidades reales e inmediatas de los ciudadanos», aseguró la titular de Transportes.

La ministra sí ofreció compromisos concretos para los próximos meses. «Las obras para recuperar la subestación de Massalfassar y las instalaciones de todo este tramo van a buen ritmo y a final de mes [enero] se podrá recuperar el 90% de las circulaciones», aseguró. La titular de Transportes también se comprometió «a recuperar en junio el cien por cien de los servicios ferroviarios prepandemia».

Rebaja retroactiva al 1 de enero

La rebaja del 35% del precio de las tarifas se aplicará en el bonotrén, el abono mensual, el abono mensual ilimitado y la tarjeta estudios que se aplicará a partir de hoy mismo, con carácter retroactivo desde el 1 de enero. Una rebaja que se aplicará durante el primer trimestre de 2022. Una medida que se sumará a la devolución exprés del billete en caso de cancelación del tren o en demoras de más de 15 minutos en el tiempo de viaje.

Renfe también pretende mejorar el «sistema de información, que sea fiable e inmediata, a través de radios locales, Twitter, campañas de información y 60 personas contratadas» para dar información detallada del servicio y sus posibles modificaciones en 30 estaciones «para cubrir las necesidades de los viajeros tanto en días laborables como en fin de semana». El horario en el que se ofrecerá este servicio será de 6 a 10 horas y de 13 a 17 horas, «adaptable en viernes y fines de semana», según la información facilitada por el ministerio de Transportes.

De todas estas medidas se hará un seguimiento a través del programa «Centinela Cercanías» en el que colaborarán el ministerio, la Generalitat, Renfe y Adif para «hacer un seguimiento pormenorizado, semana a semana, de la implementación de las medidas, el funcionamiento de los servicios y nuestra capacidad de respuesta», señaló la titular de Transportes.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, aseguró en la rueda de prensa posterior al encuentro que «queremos un servicio digno que garantice la movilidad, necesaria en este momento de emergencia climática. Necesitamos medidas urgentes para la normalización de las Cercanías y resolver los problemas urgentes históricos de los que adolece todo el sistema ferroviario», reivindicó el jefe del Consell.

Desde Presidencia de la Generalitat ven un cambio de actitud en el Ministerio de Transportes que ha tomado conciencia del grave problema que sufren las Cercanías. Y consideran que los compromisos planteados por la ministra son un ejercicio de «realismo y pragmatismo» del que harán un exhaustivo seguimiento para resolver los problemas de movilidad en las Cercanías.