Dos grandes obras de la red de Rodalies de València, anunciadas repetidamente desde que se presentó el Plan de Cercanías 2017-2025, están prácticamente paralizadas por retrasos ambientales y problemas administrativos.

Se trata de la duplicación del tramo Cullera-Gandia de la línea C1, con un presupuesto de licitación inicial de 139 millones. Y de la modernización (que incluye la renovación y duplicación de vía y electrificación) de la línea C3 València-Buñol-Utiel, con un presupuesto de 210 millones.

Ambos proyectos suman un total de 349 millones de los 1.081 comprometidos o anunciados en el Plan de Cercanías en vigor, pero que la tramitación administrativa ralentiza sine díe lo que impide mejorar estas líneas que dan servicio a las comarcas de la Ribera, la Safor, l’Horta, la Hoya de Buñol y la Plana de Requena-Utiel.

En el caso de la C1 Cullera-Gandia, el estudio informativo y la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de la duplicación de este trazado ferroviario de vía única se tramitó junto al proyecto del tren de la costa, entre Gandia-Dénia-Alicante.

Una tramitación que el anterior Ministerio de Fomento inició el 8 de julio de 2016 y que sigue sin resolverse casi seis años después. Un error ya que el tramo Cullera-Gandia es prácticamente paralelo a las actuales vías, excepto alguna pequeña variante, según confirman a Levante-EMV fuentes conocedoras de los proyectos. Pero la complejidad ambiental del trazado Gandia- Dénia ha demorado la tramitación del otro tramo. Al estar paralizada la DIA de la duplicación del tramo Cullera-Gandia también ha quedado en pausa la redacción del proyecto constructivo de este tramo para licitar las obras y que se adjudicó el 12 de junio de 2019 a la UTE Sers Engineering & Fulcrum, con un plazo de ejecución de 18 meses, según los datos que maneja la Cámara de Contratistas. Una demora que también se extiende a la supresión de dos pasos a nivel en el término municipal de Cullera, licitados en 2021 por diez millones y que siguen sin adjudicarse. Adif sí que licitó el pasado 2 de diciembre las obras para modernizar la vía y catenaria en el tramo Silla-Cullera de esta línea, con una inversión prevista de 54 millones, pero que aún no se ha adjudicado.

El sudoku de la C3

Respecto a la esperada modernización de la C3 València-Buñol-Utiel, que prevé la duplicación y electrificación de todo el trazado (los trenes aún circulan a diesel y en vía única) el proyecto aún está en fase de estudio de «alternativas» ya que en algunos municipios existía el compromiso de anteriores equipos ministeriales de soterrar las vías del tren. Un auténtico sudoku que también demora la esperada remodelación de la línea que los operadores ferroviarios confían en recuperar porque «tiene un gran potencial».

Las mejoras en las líneas C1 y C3 forman parte del Plan de Cercanías 2017-2025 presentado el 18 de diciembre de 2017 por el último ministro del PP Íñigo de la Serna. El Ministerio de Transportes actual ha anunciado su intención de sustituirlo en el primer trimestre de 2022. De los 1.081 millones anunciados en 2017 para modernizar la red ferroviaria de Cercanías de Castelló, València y Alicante por parte de Adif solo se han invertido 158,9 millones, según los datos de licitación que recopila la Cámara de Contratistas de la Comunitat Valenciana.

El plan de acción inmediata para las Cercanías de València fue duramente criticado ayer desde todo el espectro político. El presidente del PPCV, Carlos Mazón, señaló que la ministra de Transportes «volvió a insultarnos como últimamente desgraciadamente los ministros socialistas se dedican a insultarnos cada día con el ninguneo permanente».

Y criticó que la solución «sea que van a recuperar frecuencias en verano o que la gran medida son 65 informadores en las estaciones. El problema de las Cercanías se podía arreglar gratis si se hubiera tenido la previsión de sustituir maquinistas que se iban a jubilar, pero si no se trabaja faltan maquinistas y frecuencias».

La síndica de Compromís, Papi Robles, reprochó a la ministra de Transportes que viniera «en AVE desde Madrid solo para anunciar que van a reorganizar maquinistas en los trenes de Cercanías», cuando lo que hace falta «es contratar más conductores y que las inversiones previstas se ejecuten de verdad. Se podría haber ahorrado el viaje», aseguró Robles. El portavoz de Compromís en el Senado, Carles Mulet, consideró que las medidas «no fueron ninguna sorpresa, puesto que esperábamos nada y nada anunció».

Ciudadanos, por su parte, critica la «tomadura de pelo» de la ministra al anunciar un «refrito» para solucionar el caos de la red de trenes de Cercanías. «Si la ministra quiere venir a reírse de los valencianos, que se quede en casa», afirmó la portavoz adjunta Mamen Peris.

PP, Compromís y Ciudadanos critican el «refrito» de medidas

Lamentan la falta de previsión en la plantilla de maquinistas y de inversiones en el servicio

B.L. València