Las farmacias pudieron finalmente entrar ayer en el sistema de notificación de positivos de covid pero en el acuerdo marco entre Generalitat y colegios profesionales aún falta concretar la cantidad con la que se compensará a las boticas por cada positivo notificado, una de las demandas de los farmacéuticos y que evita que, como en un principio se planteó, sean los pacientes los que paguen por el servicio. No hay todavía una cifra. Es la Conselleria de Sanidad la que la está calculando ahora y, para ello, se tendrá en cuenta cuánto tiempo se emplea para supervisar cada test y para registrarlo. Los minutos se convertirán después en euros teniendo en cuenta las tablas salariales de los profesionales, según ha podido saber este diario.

Aunque el acuerdo se haya cerrado antes de tener una cifra sobre la mesa, el presidente del consejo autonómico de farmacéuticos, Sergio Marco, aseguró ayer que no había «marcha atrás» en la decisión tomada aunque todavía había que seguir trabajando «porque faltan cosas por afinar». Para Marco, suponía «un paso más» que la conselleria haya aceptado compensar a las farmacias por ofrecer este servicio profesional. «Llevamos tiempo pidiéndole a la administración que el trabajo de los profesionales se tiene que pagar», añadía Marco.