Te levantas por la mañana, carraspeas, crees que se trata de sequedad en la garganta, vuelves a carraspear y ahí sigue: dolor de garganta y congestión de nariz... y entonces saltan todas las alarmas. ¿Será coronavirus? Antes de hacerse un test de antígenos o acudir al centro de salud conviene recordar que el coronavirus no es el único virus en circulación que afecta a las vías respiratorias. Si bien las restricciones vigentes el año pasado hicieron que apenas se registraran casos de gripe o incluso de resfriado común en España, lo cierto es que este año los tres virus (los que causan el resfriado común, la influenza o gripe, y el temido coronavirus) están conviviendo y provocando infecciones que, en mucho casos, resultan casi idénticas.

Los expertos reconocen que la capacidad de expansión y transmisión de la nueva variante Ómicron del coronavirus está haciendo que se esté convirtiendo en la infección dominante en las últimas semanas pero no en la única. Es posible que algunos pacientes tengan síntomas que comparten las tres infecciones pero que no esté contagiado por el coronavirus, sino que simplemente tenga la gripe o un resfriado.

Es más sencillo diferenciar entre un resfriado y una infección por coronavirus

Al ser virus que afectan a las vías respiratorias, los tres tienen un cuadro de síntomas muy similar aunque existen pequeñas diferencias que permiten a los médicos realizar un cribado previo a los test.

Diferencias entre la covid-19 y el resfriado común

Ambas infecciones cursan con dolor de garganta y congestión de nariz. Las dos provocan tos, aunque con diferencias. Normalmente, el coronavirus se caracteriza por producir tos seca sin mucosidad, mientras que el resfriado tiende a provocar esputo.

Por su parte, el coronavirus tiene síntomas que nunca se asocian al resfriado. Se trata de, por ejemplo, fiebre, diarrea, náuseas, vómitos, cansancio y dolores musculares, así como pérdida de gusto.

Diferencias entre coronavirus y gripe

Aquí es más complicado diferenciar entre ambas infecciones. Las dos comparten la gran mayoría de síntomas, como la tos, el dolor muscular, cansancio, dolor de garganta, fiebre y falta de aire o dificultad para respirar en el caso de cuadros más graves.

Existen muy pocos síntomas que permitan identificar una infección por coronavirus y diferenciarla de la gripe. Ambos virus son muy parecidos. Los únicos dos síntomas que bien podrían ser exclusivos del coronavirus son la pérdida de gusto y olfato y el que quizá sea el primer síntoma asociado a la nueva variante Ómicron, la voz tomada.

En cuanto a los problemas intestinales, como vómitos o diarrea, son más comunes en el coronavirus que en la gripe.

Covid en Valencia y el resto del mundo: toda la información