Los colegios e institutos cuentan con novedades en los protocolos de gestión de casos positivos de covid dentro de un aula. El cambio afecta especialmente a los centros de Infantil y Primaria, que siguen organizados en grupos burbuja. Si a la vuelta de navidad ya se rebajaron algunas medidas y la clase completa solo se confinará si aparecen 5 o más casos (o el 20 % del grupo) y no un único positivo, como ocurría anteriormente, ahora los centros tienen también que avisar a las familias de esta situación.

De esta manera, deben seguir las instrucciones remitidas y, cuando se llegue al número máximo de contagios en un aula, notificar a las familias la supresión de la presencialidad, sin esperar una confirmación de Sanidad, debido a la saturación de los centros de salud.

Según la carta que recibieron los equipos directivos hace un par de días, antes cuando el centro registraba un positivo entre el alumnado, la aplicación ITACA -clave en el sistema educativo valenciano- “lo comunicaba automáticamente a las familias, dado que se tenía que poner en cuarentena el grupo completo correspondiente”.

Ahora, que eso ya no es así con un solo positivo, el escrito remitido por las conselleries de Educación y Sanidad apunta que “cuando se grabe el primer caso positivo que se haya producido en un aula se comunicará a las familias de ese grupo por el procedimiento habitual de comunicación que el centro tenga establecido”. Esto es con una circular, un mensaje en Web Familia u otras vías habituales. Será, como se dice, una comunicación “simplemente para que las familias estén informadas”, se detalla.

No obstante, si en los días posteriores aparecen más casos en la misma clase, “ya no hará falta comunicarlo a las familias del grupo, por lo tanto, no se realizará ninguna nueva comunicación cuando se produzca el segundo, tercero o cuarto caso en un aula”. Esta medida se justifica porque la situación no varía para el resto de compañeros de clase.

Eso sí, la instrucción cambia si aparecen aún más positivos en el mismo grupo, lo que ya obliga a suspender la presencialidad en esa clase. “Cuando se alcancen los 5 casos o el 20% del alumnado de un aula en los últimos 7 días se comunicará a las familias del grupo correspondiente que todo el grupo debe guardar una cuarentena de 7 días”

Con todo, llegado este momento, el centro educativo debe tomar las medidas dictadas y seguir estas instrucciones “sin tener que esperar a que sean confirmadas por el departamento de salud correspondiente”, cuando anteriormente era Salud Pública quien debía cerrar un aula. Una cuestión que, según el sindicato STEPV, supone más carga burocrática sobre la dirección de los centros, con equipos directivos ya saturados habitualmente por los trámites administrativos.

¿Cuándo un alumno es contacto estrecho?

Por otro lado, en la carta remitida el lunes a los colegios e institutos y con la vacunación infantil aún en marcha, Sanidad y Educación recuerdan que el alumnado que sea contacto estrecho de alguna persona infectada por covid-19 en el ámbito familiar, no deberá acudir al centro durante los 7 días de la cuarentena salvo que ya tenga la pauta completa de vacunación. En este caso se considera que tiene la pauta completa el alumnado al que ya se le ha administrado la primera dosis y haya sido positivo por covid-19 en los últimos 6 meses”.

Asimismo, el mismo escrito recuerda que la mascarilla en clase de Educación Física es “recomendable” si la “actividad física desarrollada no es intensa”.