La isla de Tabarca, en Alicante, se ha alzado como primer enclave de la provincia en obtener el certificado 'Paraje Starlight', que acredita la calidad del cielo para la observación astronómica de cara a desarrollar el astroturismo en la isla.

La vicealcaldesa y responsable del Patronato de Turismo Alicante City&Beach, Mari Carmen Sánchez, ha presentado este jueves el proyecto en Fitur.

El certificado es una iniciativa de la Fundación Starlight, creada por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y la Consultora Corporación 5, que tiene como misión la difusión de la astronomía y la ciencia, así como de la protección de los cielos estrellados mediante el asesoramiento para reducir al mínimo el impacto de la contaminación lumínica.

Los certificados están avalados por la UNESCO y el proyecto cuenta con el apoyo de la Unión Astronómica Internacional (IAU) y la Organización Mundial de Turismo. Asimismo, la encargada de hacer entrega del certificado ha sido la directora de la Fundación Starlight, Antonia Varela, según ha informado el consistorio en un comunicado.

El lugar elegido para la observación en la isla es la conocida como Punta Falcón en el extremo más oriental. Desde este punto es posible disfrutar de las constelaciones durante todas las estaciones del año.

Así, por ejemplo, se pueden ver Orión, Tauro, Auriga y Géminis en invierno, Lyra, Cisne, Águila, Escorpio y Sagitario en verano, y todas las noches del año se puede disfrutar de las constelaciones circumpolares.

"La riqueza natural de Tabarca hace que la isla sea el lugar idóneo para ser declarado Paraje Starlight. Esta certificación lleva aparejada no sólo la calidad del cielo para la observación sino también el compromiso de preservarlo de manera sostenible", ha explicado Sánchez.

Astroturismo para desestacionalizar

Igualmente, ha añadido que "el objetivo es desarrollar aquí el astroturismo y ayudar a desestacionalizar el turismo en la isla", ha añadido la vicealcaldesa, quien ha recordado que Tabarca es la isla habitada más pequeña de España y fue la primera reserva marina de interés pesquero que se declaró como tal en el país.

Ahora, la idea es desarrollar y comercializar en un futuro próximo paquetes turísticos para disfrutar de la observación con transporte y alojamiento en la isla. Además se plantearán acciones educativas y culturales vinculadas a la astronomía.