La unidad política valenciana para reformar la financiación sigue intacta, pero las posiciones de los dos principales partidos, PSOE y PP, evidencian las dificultades que la reforma del modelo se va a encontrar, un auténtico camino minado, si el Gobierno quiere llevar al Congreso la modificación legislativa esta legislatura.

El Gobierno está abierto a incluir en el sistema más dinero y esa es una clave que puede allanar el camino de la reforma porque eso interesa también a autonomías del PP, algunas de las cuales se encuentran entre las infrafinanciadas, junto a la valenciana, como la Comunidad de Murcia o Andalucía, ambas gobernadas ahora por el PP.

Pero al líder del PP, Pablo Casado, no le va la vida en la reforma de la financiación. Y ofrecer la posibilidad de un acuerdo en bandeja al Gobierno de Sánchez cuando se niega por ejemplo a avanzar en pactos de Estado como los que afectan al Poder Judicial parece complicado.

Y más mientras trata de frenar a Vox en las encuestas, una formación que rechaza sin complejos todo lo que tenga que ver con el sistema autonómico. Así nada apunta a que el PP vaya a facilitar una reforma de la financiación por mucho que la necesiten autonomías como la valenciana o las mencionadas Andalucía o Murcia.

En Castilla y León, Pablo Casado defendió hace unos días la necesidad de potenciar criterios como la despoblación o la dispersión y se refirió a poner en marcha un nuevo sistema "cuando gobierne", lo que puede interpretarse como que no tiene intención de arrimar el hombro para la mejora de la financiación y que en su esquema está hacer cambios solo si llega a La Moncloa.

Pablo Casado y Carlos Mazón

En esa lógica es en la que ha pedido Compromís que el Gobierno avance en la reforma y la lleve al Congreso independientemente de si la apoya o no el PP. La coalición cree que puede salir adelante con los votos con los que el Gobierno ha acometido otras reformas con el voto en contra de los populares.

En ese contexto, el modelo Casado, en el que tengan peso específico criterios como la despoblación o la dispersión, choca frontalmente con lo que dice el documento de los expertos valencianos. Los técnicos, nombrados por todos los partidos que apoyan la reforma de la financiación, rechazan criterios correctivos como la despoblación o la dispersión y creen que deben tener un peso "nulo" en la reforma del sistema

Sobre las variables correctivas señalan que las evidencias estadísticas sobre su impacto no son satisfactorias para explicar la diferencia de gasto entre autonomías. Las variables geográficas y de tamaño de las comunidades, dicen, no son significativas. Por contra, las poblacionales son las únicas que sí tienen claramente un impacto.

Las variables geográficas y de tamaño de las comunidades no son significativas, según los expertos valencianos

Así, esas variables que ahora el Ministerio de Hacienda pondera en un 3-4% deberían tener un peso nulo, es decir cero. Su peso actual debería revisarse porque no está justificado y lo más lógico sería que fuese nula, concretan. Porque ningún factor geográfico tiene capacidad estadística significativa. Incluso señalan que la dispersión de la población no genera más gasto, sino menos. Al contrario que la insularidad, que los expertos valencianos sí señalan que tiene impacto significativo, ni la superficie ni la dispersión lo tienen, en contra de lo que defiende el grupo de las ocho autonomías de la denominada "España vaciada".

Un momento de la reunión de expertos el pasado miércoles en las Corts

El líder del PPCV, Carlos Mazón, también cree que los mecanismos correctores deben tener peso. En su opinión, las horquillas propuestas por el Ministerio de Hacienda son demasiado amplias y están sometidas al arbitrio político. "Obviamente tiene que haber elementos correctores”, señala. "Estoy de acuerdo en que la despoblación es un problema que hay que abordar y los mecanismos compensatorios se hablarán en la negociación", señala.

La Generalitat también considera fundamental abordar la despoblación, pero con un tratamiento específico fuera del sistema de financiación.

Fuentes de la Generalitat también consideran fundamental abordar la despoblación, un problema muy significativo, importante y de relevancia también en la Comunitat Valenciana y no sólo en las autonomías del norte. Pero con un tratamiento específico fuera del sistema de financiación.

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, incide en que no es comprensible que se repartan recursos del sistema de financiación en base a criterios "que no han quedado demostrados". "Son las personas y no los kilómetros cuadrados las destinatarias de los servicios fundamentales", dice el conseller