Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las ampa piden a Educación que aplace el debate sobre la jornada escolar

La Confederación Gonzalo Anaya considera que la nueva normativa debería posponerse, como otros trámites burocráticos

Votación en 2018 en un colegio de València. M.Á.Montesinos

La Confederación de AMPA Gonzalo Anaya pide a la Conselleria de Educación aplazar el debate sobre la jornada escolar de los colegios, así como la aprobación de la nueva normativa.

Por esto, la confederación que engloba las FAMPA Castelló Penyagolosa, la FAMPA València y la FAMPA Enric Valor Alicante ha solicitado una reunión con Miguel Soler, secretario autonómico de Educación, para trasladar esta petición de aplazamiento del futuro Plan Específico de Organización de la Jornada Escolar (PEOJE), cuya publicación ultima la Conselleria de Educación.

Esta petición llega después de que la conselleria haya levantado a los centros la obligación de cumplir con ciertos trámites burocráticos, para aligerar la carga administrativa y facilitar la gestión de las consecuencias de la sexta ola en las aulas, como ha publicado este periódico.

Desde la confederación aseguran compartir esta propuesta de Educación «y la necesidad de liberar los centros de tareas burocráticas por la pandemia», por eso esperan que se tenga en cuenta la propuesta de aplazar el debate y los cambios en la jornada escolar.

Planes y trámites para el próximo curso

Así, en una resolución publicada hoy en el DOCV que modifica las instrucciones de inicio de curso, se indica a los centros que pueden dejar para el próximo curso 2022-23 los planes de sostenibilidad ambiental, o de gestión económica; y, «otros tan importantes», según indican las ampa, como el plan de acción tutorial, plan de atención a la diversidad, de transición o fomento de la lectura se dará cuenta al consejo escolar a final de curso en las memorias, "a cosa hecha", mientras el Plan Digital se adaptan a la disponibilidad horaria y de tiempo de los equipos directivos.

No obstante, «la posible modificación de la Jornada Escolar, con toda la carga de gestión y el procedimiento largo y complejo que arrastra, se pone al mismo nivel que el currículum de la LOMLOE y su aplicación. Una vez se publique la norma, Educación con las direcciones generales correspondientes, dictarán instrucciones, procedimientos y calendarios», lamentan las ampa, ya que esta es una de las cuestiones que no se aplaza a raíz de las nuevas instrucciones.

Ante esto, Rubén Pacheco, presidente de la Confederación de AMPA Gonzalo Anaya, considera que “si se libera a equipos directivos de algunas tareas, aquello más lógico es sacar de las tareas también la organización y gestión de un nuevo proyecto de jornada escolar, por las mismas razones. Cómo defiende Rubén Pacheco: “no es el momento de abrir el debate de la jornada escolar por la pandemia y por las medidas y limitaciones a la participación de las familias que compuerta."

Descontento con el procedimiento

Cabe recordar que las ampa no se han mostrado a favor de los nuevos cambios que propone y ha sacado adelante la Conselleria de Educación sobre esta cuestión. Ya en noviembre, la confederación consideraba que la nueva normativa era "una falta de respeto" hacia las familias.

En concreto, apuntaban no entender "las prisas para llevar adelante la nueva orden cuando todavía no se ha hecho una evaluación con criterios científicos sobre las diferentes modalidades horarias"; además de pensar que no es el momento, por la pandemia.

En concreto, Pacheco recordó entonces que las ampa llevan "cinco años pidiendo la evaluación externa de la jornada escolar y ahora dicen que hay una encuesta de satisfacción, que no es el mismo porque no mide la calidad educativa”.

Otras razones que apuntó Pacheco es que la nueva norma eliminará el proyecto o plan específico de jornada escolar donde se fijan los objetivos pedagógicos, de convivencia, de salud, entre otros. Tampoco contempla la evaluación posterior ni los mecanismos de reversión y vigencia con la participación general de las familias, con lo cual la modalidad horaria será definitiva y para siempre.

Y es que, con el nuevo texto, ya no será obligatorio que, a los tres años de implantar la nueva jornada, se vuelve a realizar una consulta a las familias.

Asimismo, las ampa no ven con buenos ojos que sean los Consejos Escolares -donde las familias están en minoría-, los que darán luz verde a la renovación de la jornada escolar experimental de manera definitiva, en aquellos centros que fueron los primeros en cambiar sus horarios.

“Las familias han cambiado desde hace cinco años y lo que sería coherente es que se volviera a hacer la votación de todas las familias”, considera el presidente de la confederación de ampa.

“La decisión solo recae en la directiva y en el consejo escolar en una cuestión que afecta de una manera profunda y severa en la vida diaria de las familias, de la infancia y de la sociedad”, reivindica.

Como publicó Levante-EMV, en 2019-20 ya había 653 colegios valencianos que habían decidido sustituir la tradicional jornada partida de mañana y tarde por una continua que generalmente acaba a las 13.00h y se completa con extraescolares después de comer.

En 2019, la Conselleria de Educación inició los trámites para modificar el procedimiento, lo que ya generó opiniones contrarias pero, posteriormente, quedó en el aire por la crisis sanitaria. 

Compartir el artículo

stats