Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Exclusión financiera

La jubilada a la que intentaron cobrar por sacar dinero de la cartilla: "El trato que dan a los mayores es inhumano"

Una jubilada denuncia a su banco en Burjassot por intentar cobrarle dos euros por atenderle en ventanilla

Amparo Molina frente a la sede del Banco de España en València, donde también presentó una reclamación.

"Aún no me creo que haya pasado esto. Los bancos nos han maltratado mucho a las personas mayores, pero que me quisieran cobrar por sacar dinero de mi cartilla ¡Es una película de Berlanga!". Así se despacha Amparo Molina, una jubilada con movilidad reducida que el pasado miércoles vivió cómo los empleados de su oficina de BBVA en Burjassot quisieron cobrarle dos euros por atenderle en ventanilla para sacar dinero y ha acabado denunciando a la entidad financiera por el mal trato recibido.

Es la oficina de toda la vida de Amparo y siempre que va "me ayudan a sacar dinero de la cartilla porque yo no entiendo los cajeros". Hasta este miércoles 26 de enero. "Resulta que ahora tienen la instrucción de que te cobren si vas a ventanilla, pero yo no quiero pagar porque ya pago, no me da la gana que me cobren más", señala Molina.

La intención de la jubilada era sacar dinero antes de ir a la Ciudad de la Justicia de València, ya que afirma que no tenía forma de ir por sus propios medios. "Se lo llegué a pedir por favor, diciendo que necesitaba ir para ver si al menos les conmovía, pero nada, me fui sin que me dieran un duro", denuncia. El día siguiente puso una denuncia en la Guardia Civil. "El policía y el jefe de policía se portaron súper bien conmigo y me dijeron que eso no podía ser. Que ellos también tienen madres y no podían consentir que los bancos se pasen como se están pasando y maltraten así a los mayores. Es inhumano e injusto, por eso quiero que lo que he hecho se haga público", cuenta Molina.

Con la ayuda de un compañero de iaioflautes València, asociación a la que pertenece, ha escrito la "Carta de una cliente a los trabajadores de BBVA en Burjassot", donde relata su caso y sentencia "ahora en la calle repiten ¡Soy mayor, pero no idiota! Pues escuchen porque les interesa". Tras lo sucedido y antes de hacerse público el caso, Molina pudo reunirse con el director de la sucursal para ver si "cambiaban un poquito las cosas".

Molina tiene una pensión de 689 euros y apunta que "lo que no puede ser es que se quieran quedar todavía más y no nos den nada. Cuando me dijeron que tenía que pagar por sacar dinero me negué en rotundo, no voy a pagar más". Asegura que "voy a llegar hasta donde tenga que llegar para que cambien las cosas y que nos traten con dignidad, no como a ellos les de la gana, tiene que haber una regulación", remarca. Asímismo, en unos días se reunirá con le Defensor del Consumidor de Burjassot y dentro de unas semanas tiene una cita con el Sindic de Greuges para presentar una reclamación.

A pie de oficina

"Nos tienen de pie fuera horas enteras, antes había asientos en el banco y los han retirado, pero hay mucha gente mayor con muletas (como ella) que no puede estar tanto tiempo de pie. Lo que están haciendo es inhumano y hay que pararlo, por eso lo denuncio, para que se den cuenta de que no nos merecemos este trato. Somos mayores, hemos pasado mucho en eta vida y no nos merecemos esto", denuncia Molina.

Según señala la jubilada "yo soy pensionista y a mi me obliga la Seguridad Social a tener una cartilla. Deberían poner una ventanilla para nosotros y que nos atiendan, algo tendrán que hacer". Para Molina, la pandemia ha servido para cerrar sucursales y recortar en personal, es decir, para dar un peor servicio. "Contra los trabajadores no tengo nada, lo mío es con los de arriba, que no hacen más que cerrar sucursales, cada vez menos oficinas y cada vez menos gente, donde había tres personas ahora hay una, y mientras tanto nosotras nos tiramos horas esperando fuera para que nos atiendan. Parece que nuestro tiempo no vale, es inhumano y humillante", denuncia.

Compartir el artículo

stats