Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turistas, "ninots" y vacunas: las tres caras del Príncipe Felipe

El edificio de Calatrava reabre como vacunódromo cuatro meses después para acelerar las terceras dosis | El objetivo: vacunar a 7.000 personas al día de aquí a Fallas

18

Reabre el vacunódromo de la Ciudad de las Artes en València para las terceras dosis

A las puertas del Museo de Ciencias Príncipe Felipe de València se podía jugar ayer a adivinar cuál era el motivo de la visita de cada persona que accedía al recinto. A los turistas se les veía de lejos: cámara en mano y poca ropa para aprovechar un sol de invierno que ayer calentaba más de lo esperado. Con el resto de "paisanos" que entraban y salían con la prisa pintada en la cara no era tan fácil. Muchos eran de los primeros 7.000 valencianos de 18 a 50 años que la Conselleria de Sanidad había citado para recibir la tercera dosis de la vacuna contra la covid-19. Los otros, miembros de la Junta Central Fallera organizando la Exposición del Ninot 2022, que abrirá sus puertas este viernes en el mismo lugar.

Y es que desde ayer el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe vuelve a desdoblarse -esta vez hasta triplicarse- para acoger bajo los nervios de su estructura la exposición divulgativa para el que fue creado, los "ninots" que se quieren salvar del fuego josefino y, otra vez, un punto de vacunación masivo contra la covid tras su reapertura ayer como vacunódromo junto al hospital de campaña del General de Alicante. Hacía cuatro meses que los convencidos de las vacunas ya no pisaban el recinto de Calatrava pero, desde ayer y hasta mediados de marzo, la Conselleria de Sanidad espera que pasen de nuevo por el complejo hasta 198.000 valencianos de entre 18 y 50 años a razón de entre 7.000 y 8.000 almas diarias.

El objetivo es acelerar lo máximo posible las terceras dosis (que ya han recibido 2,3 millones de valencianos) porque ya se ha demostrado que "corta de raíz a ómicron", según incidió ayer Francisco Dolz, gerente del departamento de salud del Doctor Peset que se encarga de organizar esta segunda vida del vacunódromo más grande de València.

Los primeros "ninots" llegando ayer al Museo Príncipe Felipe de València. MAMontesinos

Solo terceras dosis y con SMS

Las similitudes con hace cuatro meses, muchas. Van estar trabajando el mismo número de profesionales sanitarios (112 por día procedentes del Peset, La Fe, el Clínico y el General) en 20 puestos. La organización, cuasi militar: megáfono en mano se solicitaba a quien hacía cola entrar con el mensaje de SMS recibido en la mano y la tarjeta sanitaria y a pocos pasos de entrar, se pedía ya a la gente que empezara a dejar un brazo desnudo todo para que la cola no aumentara más de lo debido. Y se conseguía. Dentro, la mayor de las diferencias. La coincidencia con la Exposición del Ninot y el que con la tercera dosis no haga falta esperar los preceptivos 15 minutos ha permitido reubicar el punto de vacunación en la fachada este del museo, mucho más comprimido. El gran espacio al que estaban acostumbrados profesionales y personas a vacunar, lo ocuparán ahora los "ninots".

Tampoco se pondrán allí ni primeras ni segundas dosis. Única y exclusivamente dosis de refuerzo, además de Moderna. La explicación es que, según los protocolos, el pinchazo de inmunización con Moderna requiere media dosis y no una entera y no sería efectivo estar cambiando las cargas.

"Las tres me las he puesto aquí"

Hasta ahí las diferencias, porque la dinámica y los ánimos de los que hacían cola no variaban excesivamente de unos meses a esta parte. Se notaba que para los que estaban allí era su tercera vez y todo iba especialmente engrasado y rápido. "Me he puesto las tres dosis aquí y en la segunda sí que había una cola horrible pero esta vez ha ido mucho mejor", explicaba Esther, de 49 años, a la que citaron el viernes por SMS para vacunarse ayer lunes "aunque me habían citado antes para ir a mi centro de salud". Para Maite, también de 49 años, también era su tercera vez en la Ciutat de les Arts. "Las dos me las pusieron aquí y ya sabía que me podía volver a tocar. Me daba igual realmente. Ha ido súper rápido", explicaba.

Otros, como Javier, de 43 años, tenían más quejas sobre todo porque, con las prisas, no le habían puesto ni una tirita. "Mira, llevo toda la camisa manchada de sangre. No me han puesto ni una tirita y no era el único, estábamos todos igual en el cuarto de baño", lamentaba al tiempo que echaba de menos las formas "más relajadas" del punto de vacunación de en su día habilitaron en un polideportivo de Benicalap.

"Las dos me las pusieron aquí y ya sabía que me podía volver a tocar. Ha ido todo genial"

decoration

Como ellos tres, Sanidad quiere convocar para hacer lo mismo a 198.000 valencianos en mes y medio a razón de 7.000 personas al día aunque otra cosa es que se llegue a esta cifra. La explosión de casos que ha traído ómicron en este mes de enero (la mitad de todas las registradas en pandemia) puede que merme de forma importante este objetivo y más después de que el Ministerio de Sanidad haya extendido el tiempo recomendado para ponerse la tercera dosis si se ha pasado la enfermedad a cinco meses. Las personas de la franja de edad de 30 a 50 años han sido, junto a los niños, de los más afectados en esta sexta ola.

La mitad de los cuarentañeros, con la de refuerzo

Tanto esta circunstancia como las decisiones que se tomen sobre dónde se repescará a los niños o si se cambiarán los lugares donde ponerse la vacuna sin cita podrían marcar si los vacunódromos cerrarán para Fallas o más tarde. Por ahora, estarán abiertos mes y medio para acelerar una campaña de terceras dosis en la que ya han entrado 2,3 millones de valencianos, la gran mayoría mayores de 50 años. En la franja de edad de los 40 a 49, que es la que se está llamando ahora, ya la han recibido la mitad, según los datos del Ministerio de Sanidad.

 Covid en Valencia: última hora

Compartir el artículo

stats