Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del Coronavirus

La Comunitat Valenciana sigue en riesgo alto

Pese a que la presión asitencial sigue a la baja, al igual que los contagios, todavía quedan unos días para bajar al nivel 2 de alerta

Un sanitario toma muestras para una prueba PCR. Levante-EMV

Pese a que todos los indicadores de la sexta ola están descendiendo desde finales de enero, la Comunitat Valenciana sigue en alerta alta o nivel de riesgo 3, según la actualización del semáforo de los diversos indicadores para seguir la evolución de la pandemia, que acaba de actualizar el Ministerio de Sanidad.

Se partían de unos datos de contagios tan elevados debido a la explosión de la variante ómicron, la más contagiosa de la historia, que aún queda otro empujón para poder entrar en riesgo medio o nivel 2. 

La Comunitat Valenciana entró el jueves pasado en este nivel 3 al bajar del riesgo extremo -donde estuvo cuatro semanas- debido a la caída en los indicadores de presión asistencial en las camas UCI, que se situaron por debajo del 25 % con ocupación de pacientes con covid, mientras que la situación en camas de agudos también mejoró al bajar del 15 %.

Según el último documento de Sanidad, estos indicadores han descendido varios puntos respecto a la pasada semana, pero no lo suficiente para llegar al nivel 2. Así la ocupación de camas UCI está en el 18,3 por ciento, mientras que la de camas de agudos por covid se acerca al 10 por ciento, pues se sitúa en el 11,6%.

Si se observan otros indicadores, la situación apunta a un futuro más estable. De este modo, la tasa de personas que ingresan nuevas por covid por cada 100.000 habitantes está al 20,5 (seis puntos menos que la pasada semana), en el nivel de alerta 2. Y si se mira a la tasa de nuevos ingresos en UCI, este indicador marca que la C. Valenciana estaría incluso en riesgo bajo de la pandemia al estar en 1,4 %.

La ocupación de las camas de UCI por covid ya baja del 20 %

decoration

La vacunación masiva cambió la manera de interpretar estos indicadores ya que, tras la inmunización colectiva, unos niveles de circulación del virus muy altos no determinaban el mayor o menor riesgo por sí solos, ya que se puso el foco en los índices de ocupación hospitalaria. Son ellos los que determinan ahora de forma directa si un territorio entra o sale en cada nivel del semáforo.

Se ha podido bajar de nivel de alertas de forma más rápida que en otras oleadas porque la presión asistencial ha ido cayendo de forma casi paralela a la de contagios. Así, si febrero empezaba con 1.811 personas en el hospital, este jueves había 302 ingresados menos al tener a 1.509 personas hospitalizadas, de las que 142 estaban en las unidades de cuidados intensivos, que son 40 menos que el 1 de febrero cuando había 182.

Las incidencias acumuladas continúan en un fuerte descenso diario, pero aún queda bastante para poder bajar de los 500 casos, que con el cambio del semáforo gubernamental y de CC AA es cuando se entra en el riesgo máximo de transmisión. Este jueves se está en una incidencia acumulada a 14 días de 2.206 casos, que son 1.341 puntos menos que hace una semana, cuando se situaba por encima de los 3.500 contagios. Mientras que la IA a siete días ha descendido 500 puntos y ahora se sitúa en poco más de 700 puntos.  

Compartir el artículo

stats