«La fotografía de prensa es el arte de contar una historia en imágenes». Así explicaba José Aleixandre la labor del fotoperiodista durante su discurso de ingreso como académico numerario de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, en febrero de 2019.

Aleixandre cuenta con una dilatada trayectoria en el fotoperiodismo valenciano, en la que destacan sus 32 años de experiencia como fotógrafo de prensa en Levante-EMV. Por este motivo, el periódico ha confiado en él para comisariar las exposiciones fotográficas que forman parte de los actos conmemorativos del 150 aniversario de la cabecera y que repasarán la memoria gráfica de cada una de sus delegaciones comarcales. La primera de estas exposiciones se inaugura este viernes, 18 de febrero, a las 17.30 en la Plaça Major de Alzira y estará a la vista hasta el domingo 27 de este mes.

¿Qué van a encontrar los usuarios que visiten las diferentes exposiciones fotográficas?

Vamos a intentar sacar las imágenes más importantes de cada delegación en exposiciones de 54 imágenes que estarán compuestas por fotografías que se generaron cuando la delegación estaba en funcionamiento, con fotógrafos de las propias delegaciones. Estas exposiciones contarán también con el apoyo de las fotografías que realizaron otros compañeros de la edición general y colaboradores en esta misma área geográfica. Afortunadamente, he encontrado un perfecto apoyo en estos compañeros y amigos que han compuesto cada delegación, teniendo en cuenta que la mayoría de ellos ya no están en el periódico.

¿Cuál ha sido el trabajo previo a la inauguración de estas exposiciones?

El trabajo empezó cuando decidimos con el periódico cómo iban a ser las exposiciones. A partir de ese momento, empecé a trabajar en el rascado de las fotografías de cada delegación, con el apoyo de los compañeros. Ha sido una labor ingente, en la que ha habido que buscar, seleccionar y escanear muchas fotografías. Además, en muchos casos ha sido necesario realizar un tratamiento digital de las imágenes.

¿Satisfecho con el resultado?

Seguimos trabajando en la preparación de algunas exposiciones. Hasta el momento, tenemos cuatro exposiciones preparadas. Creo que podemos estar muy contentos de cómo han quedado y espero que gusten a todo el mundo.

¿Cuáles son las imágenes más significativas que encontrarán los visitantes en las muestras?

Hay muchísimas fotografías especiales. Participamos en la cobertura informativa de muchas riadas, en València y fuera de la ciudad —la pantanada o las riadas de La Safor y La Ribera, entre otras—. También hemos encontrado fotografías que causaron un gran impacto en la sociedad, como las que se realizaron durante el caso Alcàsser, tanto de la aparición de los cuerpos de las niñas como del entierro. Ahora, estoy trabajando con las fotografías del accidente de metro de la calle Jesús y otro accidente que tuvo lugar en Xirivella en 1980, cuando un convoy de tren chocó con un autobús en un paso de tren sin barrera. Hemos recuperado todas estas fotografías y estamos en la fase de tratamiento, porque se trata de fotografías antiguas que no están en muy buen estado a nivel expositivo.

¿Qué influencia ha tenido Levante-EMV en la evolución del fotoperiodismo valenciano?

Levante-EMV, por su vocación progresista, ha estado siempre implicado en todos los acontecimientos de València y su área de influencia ofreciendo una mirada social, más allá del hecho informativo. Con esa sensibilidad ha ido recogiendo todos los hechos importantes acontecidos. A través de sus páginas se recoge toda la historia de la provincia.

Por último, ¿cómo ha evolucionado la figura del fotoperiodista?

Anteriormente, el fotoperiodista tenía que hacer la información e irse a su casa para revelarla y editarla antes de ir al periódico a venderla. Poco a poco, el fotógrafo de prensa se fue integrando en las plantillas de los periódicos. La aparición de las cámaras digitales agilizó el trabajo del fotógrafo de prensa, aunque ha permitido que cualquier foto hecha con un móvil sirva para ilustrar un artículo. De este modo, en los últimos años se ha dejado de contratar fotógrafos y el fotoperiodismo ha vivido una fuerte regresión.