Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mesa fabricada en Alcàsser que 'alejó' a Putin y Macron

El mueble de cuatro metros de longitud donde se reunieron los dos mandatarios es creación de una empresa valenciana que abasteció durante años al Kremlin

Putin y Macron se reúnen en la gran mesa fabricada por una firma valenciana en Alcàsser.

La gigantesca mesa en la que se reunieron hace unos días el presidente de Rusia, Vladímir Putin y su homólogo francés, Emmanuel Macron para rebajar tensiones ante la posibilidad de un conflicto armado entre Rusia y Ucrania se fabricó en el Polígono El Pla de Alcàsser. Diversas fuentes han confirmado a este periódico que la estructura de cerca de cuatro metros de longitud que separaba a ambos presidentes es obra de Vicente, un fabricante del Grupo Zaragozà del municipio de l'Horta Sud.

El mueble ha estado en el centro de las interpretaciones de los analistas políticos. Se ha especulado sobre cuál era la intención de Putin al celebrar una reunión de dos personas en una mesa de tal longitud. Las redes, asimismo, también se han llenado de memes y bromas entorno al grande espacio que separaba a Putin de Macron. Sea cual fuera el propósito del mandatario ruso, Putin puso en el foco mediático (consciente o inconscientemente) al sector del mueble valenciano, concretamente, a la fabricación de Alcàsser.

El mueble valenciano ha mantenido desde los años noventa una fructífera relación con Rusia y, que según ha podido saber este periódico, perduró intacta hasta hace cerca de cinco años. Durante este tiempo, los profesionales del sector recogieron encargos del Kremlin ruso y amueblaron estancias como el despacho del presidente o habitáculos presidenciales dirigidos a albergar reuniones y actos institucionales.

"El mueble valenciano ha abastecido a Rusia"

"El mueble valenciano clásico se ha mantenido en un 80 % de Rusia y países satélites, que abastecían sus edificios con productos fabricados aquí. A partir de 2015 hubo un bajón impresionante y ahora con la pandemia está un poco parado", explica a Levante-EMV Luis Miguel Moreno, propietario de la empresa de muebles Moblesa, ubicada en el municipio de Beniparrell, también en la comarca de l'Horta Sud.

De hecho, Moreno recuerda haber trabajo conjuntamente con Vicente para abastecer los encargos que venían de Rusia y concretamente del Gobierno ruso. "La demanda era de tal volumen que Vicente nos dijo que aportáramos también de nuestra producción y abastecimos al cliente de sofás, pedestales y algún centro. Eso fue en 2006 o 2007, en la época de apogeo de los muebles clásicos", detalla el de Moblesa.

Compartir el artículo

stats