El 45 % de la ciudadanía de la Comunitat Valenciana utiliza su vehículo propio para desplazarse, tanto para ir a trabajar como en su tiempo de ocio, especialmente en las poblaciones más pequeñas, mientras que en las grandes ciudades, se opta por el transporte público o por caminar.

Así lo concluye una encuesta realizada por la Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana para conocer los hábitos de movilidad y la utilización de medios de transporte para desplazarse, y así como una valoración sobre el transporte público.

El vehículo propio, con un 45 %, ya sea coche o moto, es el medio de transporte más utilizado por las personas usuarias para desplazarse hasta su lugar de trabajo; andando lo hacen un 32,7 %; le sigue el autobús con un 24 %; y el metro con un 16,3 %.

En porcentajes inferiores se utiliza otro tipo de transporte como cercanías, patinete, vehículo compartido o taxi, según informa la Unión de Consumidores.

También es el vehículo propio el medio más utilizado por las personas encuestadas para desplazarse en su tiempo de ocio, un 66,7 %, mientras que afirman que van andando un 52,8 %, en autobús un 40,7 % y metro, un 28,7 %.

Los motivos que manifiestan las personas encuestadas para utilizar el vehículo propio son, principalmente, que no se puede llegar con otro medio de transporte y que es más rápido y cómodo.

Un 22,5 % de las personas declara que no utiliza el autobús nunca o casi nunca

En cuanto al transporte público, un 22,5 % de las personas consumidoras declara que no lo utiliza nunca o casi nunca; un 11,2 % una vez al mes; un 24,3 % menos de 1 día a la semana; el 23,4 % de 2 a 3 días a la semana; un 10,3 % 5 días a la semana y sólo el 8,4 % usa transporte público todos los días.

Las razones que alega la ciudadanía para elegir el transporte público para moverse son especialmente la dificultad de aparcamiento y la preocupación por el medio ambiente.

En esta línea, las personas usuarias del servicio de transporte público consideran que se debería aumentar la frecuencia del servicio existente, mejorar las conexiones entre zonas, incrementar la oferta de transporte público, mejorar las infraestructuras y reducir las tarifas.

Otra de las conclusiones es que el 45,4 % de las personas encuestadas no ha modificado sus pautas de movilidad en los dos últimos años por la covid, frente al 33,3 % que manifiesta que sí lo hicieron, y el 19,4 % que solo modificaron sus hábitos de movilidad para desplazarse durante los primeros meses de la pandemia.

Son cambios en los hábitos como optar por ir andando, intentar desplazarse lo menos posible o tener miedo al contagio y elegir otro tipo de transporte, según las fuentes.

También se ha consultado sobre el uso de la bicicleta o patinete y el 83,2 % de los encuestados ha manifestado que no los utilizan para desplazarse. Lo mismo ocurre con el servicio de taxi, que mayoritariamente se utiliza de forma excepcional.

En opinión de Vicente Inglada, secretario general de la Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana, "en las ciudades más grandes, la ciudadanía utiliza el transporte público o va andando cuando tiene que desplazarse por la misma".

"En cambio, en poblaciones más pequeñas o cuando hay que desplazarse fuera de la ciudad se utiliza el vehículo propio", añade Inglada.

A su juicio, "es necesario potenciar el uso del transporte público, por lo que es fundamental incrementar las conexiones y calidad en el servicio especialmente entre poblaciones".