La rectora de la Universitat de València, Mavi Mestre, está dando a conocer durante la campaña electoral previa a su reelección un abanico de mejoras en las infraestructuras de los campus, desde nuevos aularios y facultades, hasta laboratorios, espacios de innovación y zonas destinadas al confort del alumnado que se marca hacer durante su segunda legislatura.

Entre las medidas que anuncia estos días en sus diferentes actos, se incluye una nueva facultad de Biológicas, en el campus de Burjassot, pues es una de las más grandes y donde no se ha hecho ninguna acción los últimos cursos, a diferencia de Farmacia, la Escuela Técnica Superior de Ingeniería (ETSE), o los edificios de Física y Química.

Según fuentes de la candidatura, este edificio que se prevé que esté en pie en 2025 con aulas ordinarias, laboratorios y espacios de investigación que den respuesta a la nueva docencia y a los estudios de grado actuales.

Para el campus de Burjassot-Paterna también se perfila, en 2024, un nuevo edificio de servicios, con instalaciones deportivas. En la misma zona, junto a los institutos de investigación y el Parc Científic, Mavi Mestre promete una nueva construcción destinada a la innovación, incluyendo una «Incubadora» de Alta Tecnología en Innovación Agroalimentaria Sostenible (2023).

También en este campus se proyecta un laboratorio y aulas para Óptica y Optometría (2024) y un espacio docente en Farmacia para el plan piloto de fabricación de medicamentos (2023), en el actual edificio Joaquín Catalá, donde se han ideado dos nuevas construcciones.

Correspondiente al campus de Tarongers, la rectora también platea una serie de intervenciones a cuatro años vista, sobre todo para responder a la actual falta de espacios. Por ejemplo, es el caso del que será el aulario «Oeste 2» (2025), correspondiente a Ciencias Sociales y Magisterio, pues varias carreras de estas áreas de conocimiento pasaron con el plan Bolonia de diplomaturas de tres años a grados de cuatro cursos, lo que ha aumentado el número de alumnado y el tiempo que pasan en la Universitat.

Más institutos

Asimismo, al otro lado del campus, en la calle Serpis, habrá un bloque C de edificios destinados a institutos de investigación de Ciencias Sociales y Humanidad (2024); mientras que en el Aulario Sur se reformará el espacio de Emprendimiento (2023).

Para el próximo año, la UV también podría contar con sendos laboratorios de LegalTech (para Derecho) y de Criminalística, para responder a unas materias cada vez más prácticas también en estas áreas de conocimiento.

Asimismo, en un futuro próximo, en Tarongers también habrá una nueva zona ajardinada, confirman fuentes de la candidatura de Mavi Mestre, que es la única aspirante en las elecciones al Rectorado de la UV del próximo martes, 1 de marzo.

En cuanto a Blasco Ibáñez, si el campus ya cuenta con un Centro de Simulación Integral en Ciencias de la Salud, en 2023 se espera llevar a cabo la segunda fase de este hospital virtual (en la antigua facultad de Enfermería, ya que en 2021 se inauguró una nueva).

También verá la luz uno de los proyectos que está más adelanto, el Espai Vives, en el antiguo colegio mayor levantado por Javier Goerlich, y que se convertirá en un espacio de referencia donde el alumnado podrá hacer diferentes trámites.

Por último, los estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (Fcafe) y los de Filosofía y Ciencias de la Educación tendrán nuevos zonas para disfrutar de su vida universitaria (2022-23).

Electrificación de 180 aulas en diferentes campus

La rectora Mavi Mestre también incluye en sus planes para los próximos años la electrificicación de cerca de 180 aulas: 136 en el campus de Blasco Ibáñez y 43 en Burjassot-Paterna. Esta intervención será similar a la ya realizada en los aularios de Tarongers, donde el alumnado ya tiene pupitres con enchufes, para los ordenadores portátiles y los móviles. Estas mejoras conllevan en algunos casos la renovación de la infraestructura eléctrica de todo el edificio para, por ejemplo, aumentar la potencia.