Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

"Olivas me pidió que atendiese a Zaplana y éste me reclamó un 'esfuerzo' para refinanciar a una empresa"

La Guardia Civil acredita las gestiones del exministro para conseguir financiación a una mercantil

Eduardo Zaplana en una de sus comparecencias en el juzgado de guardia.

"Me llamó el presidente de Bancaja [José Luis Olivas] y me pidió que atendiese a Eduardo Zaplana (...) Mantuve varias reuniones con él. Todas las propiciaba el propio Eduardo Zaplana y en todas se interesaba por el estado de la operación de refinanciación del grupo Provimola. Me pedía que se hiciese un esfuerzo por parte de la entidad [en referencia a Bancaja] para materializar la operación". Una "operación importante de, en tomo a 100 millones de euros (...) que venia de Baleares, debido a que los inmuebles se encontraban en Ibiza (Jabeque)", declaró ante la Guardia Civil, en el caso Erial, un alto directivo de Bancaja. El testigo, que trabajó para la entidad bancaria durante veinte años y ya está jubilado, explicó a los agentes de la UCO el pasado 12 de enero: "Posteriormente Eduardo Zaplana me presentó a otros clientes o potenciales clientes, pero esta fue la única operación en la que [Zaplana] pidió que la entidad hiciese un esfuerzo para acometer la operación".

Una operación bancaria en la que, según el alto cargo, "se hicieron excepciones. En otras operaciones, Bancaja mantenía posturas más rígidas y restrictivas". Las excepciones que Bancaja cometió con Provimola, según el testimonio del alto cargo, "fueron principalmente en cuanto a la obtención de liquidez, en torno a los 2 o 3 millones de euros. Puede que hubiese que descontar los gastos de notaría". Una liquidez "materializada a través de varios cheques nominativos: uno, de importe menor, iba destinado a Decuria Consulting, empresa de Eduardo Zaplana [creada en 2008 cuando dejó la política] y, también, que el de cuantía más importante era a una empresa extranjera". Ésta última fue otra empresa investigada en el caso Erial, la sociedad holandesa Natland Fiananciering Maatschappij BV, creada por el despacho profesional de Fernando Belhot, el presunto testaferro uruguayo de Zaplana, para intermediar en la gestión de los activos de las empresas Imison International, Disfey y Misnely, según la Guardia Civil. Estos 2,2 millones ingresados a la empresa holandesa se hicieron en mayo de 2009. "Una fecha muy cercana a las transferencias que desde Imison International se ordenaron a Natland con los fondos que se investigan por tratarse de comisiones", alertan los agentes de la Guardia Civil en su último informe incorporado al caso Erial sobre la "vinculación de Eduardo Zaplana con la estructura societaria a través de la que se canalizan los activos titulados por Imison International (la empresa creada por los Cotino para el presunto pago de mordidas)",

Además de esta inyección directa de dinero líquido en la sociedad holandesa instrumental, el interés del exministro en la sociedad Provimola también puede explicarse porque esta última empresa y la mercantil Nuevo Sol Granadella son las que abonaron la embarcación Naikamo (que en realidad pertenecía al amigo de Zaplana y presunto testaferro, Joaquín Barceló). Ambas mercantiles también pagaron los vuelos privados de los que se benefició el exministro, de forma indiciaria , por importe de 75.000 euros.

Compartir el artículo

stats