Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Transportes

Transportes negocia con los operadores privados la solución mixta para los AVE en Atocha y Chamartín

La Conselleria de Movilidad vuelve a reunirse hoy con responsables del ministerio y Adif para alcanzar una solución satisfactoria Puig: "Hay criterios socioeconómicos para que el AVE tenga una parada en Atocha"

Estación de Chamartín a donde está previsto que se trasladen los trenes de alta velocidad de Alicante, Castelló y València.

El Ministerio de Transportes negocia con los operadores ferroviarios privados que competirán con Renfe en las líneas de alta velocidad de Alicante, Castelló y València un acuerdo que permita atar la solución mixta propuesta por la Generalitat para que al menos algunos AVE procedentes del Mediterráneo puedan seguir estacionando en la estación de Atocha, hasta que se complete su ampliación en 2028, según confirman fuentes conocedoras de la negociación a Levante-EMV. Una negociación que resulta imprescindible para evitar una posible denuncia o multa de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC), una de las supervisoras de la correcta liberalización de las líneas de alta velocidad y la apertura a las empresas privadas.

Hoy está previsto que se vuelvan a reunir la delegación de la Generalitat encabezada por el conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad Arcadi España, con responsables de la empresa pública Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) y la secretaria de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Isabel Pardo de Vera (que presidió Adif de 2018 a 2021). Una reunión de la que la Generalitat espera que salga algún avance en esta polémica generada por la decisión de Adif de trasladar la estación de destino de los AVE de Alicante (este verano), València (en 2023) y Murcia (cuando se ponga en en servicio) desde Atocha a Chamartín hasta 2028, cuando finalice la ampliación de la estación de Atocha, al borde del colapso por el acceso de tres grandes líneas de alta velocidad y la llegada de los operadores privados. El traslado de la estación de cabecera se decidió en 2019 y, de hecho, así se comunicó a las empresas privados que mostraron su disposición a explotar las líneas de alta velocidad desde Alicante, València o Murcia, cuando se ponga en marcha.

La previsión es que hasta el año 2028 no vuelvan los trenes de Alicante, Castelló y València a parar en Atocha, que es cuando está previsto que finalicen las obras de ampliación de esta terminal. Un cambio de estación que supondrá para los viajeros valencianos no sólo más tiempo en llegar a la estación de destino, sino que los pasajeros tendrán además que trasladarse posteriormente en metro al centro de Madrid.

Sobre las negociaciones con el Ministerio de Transportes fue interrogado ayer el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, durante una visita al Distrito Digital de la Comunitat Valenciana en Alicante. El jefe del Consell recordó que la posición de la Generalitat es clave en este sentido, “debe haber una parada en Atocha” y cree que por parte de Adif “se va a reconsiderar esta postura”. La ministra, añade el presidente durante la rueda de prensa posterior a su intervención, “está interesada en este asunto y la conversación con el conseller es permanente”. Para el presidente de la Generalitat, los criterios técnicos en este problema “tienen su peso, pero más allá de ellos hay otros de carácter socioeconómico".

Gobierno y Consell tienen previsto volver a reunirse este miércoles para abordar este asunto. Sobre la mesa, el ministerio podría plantear, como compensación a este cambio de paradas, que el AVE de Alicante tenga conexión con el aeropuerto de Barajas en el año 2024. El ministerio tiene previsto invertir a partir de este mismo año 150 millones de euros en la conexión de la estación directa con el AVE con el aeropuerto de Barajas, en una primera fase por las vías de los trenes de cercanías. Una infraestructura que permitirá que haya trenes AVE que conecten directamente Alicante y València con el aeropuerto madrileño, enlazando con los principales aeropuertos del mundo, lo que impulsará el tráfico comercial y turístico.

"Debe haber una parada en Atocha y creo que se va a reconsiderar esta postura”, asegura el jefe del Consell

decoration

Un total de  2.209.436 de pasajeros viajaron en 2019 entre Alicante y Madrid. Entre València y la capital de España la cifra alcanzó las 3.976.224 personas usuarias en 2019, el último año prepandemia. Cuando se lleve a cabo el cambio de estación, previsto para Alicante en verano y para 2023 en València, los trenes de alta velocidad valencianos verán incrementados no sólo su tiempo de viaje para llegar a Madrid. Después deberán coger un cercanías, metro o autobús para acercarse al entorno de la Puerta el Sol, donde se concentra gran parte de la actividad económica, política y turística de la capital de España.

La parte positiva es que los trenes que conectan Alicante, Castelló y València con el norte de España ahorrarán una hora en el total del tiempo de viaje y, por ejemplo se podrá plantear una conexión directa con Ourense en 4 horas y 30 minutos por la plataforma de alta velocidad.

Compartir el artículo

stats