Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aclamación del PPCV al aterrizaje de Feijóo con 3.000 votos menos que avales

Mazón destaca del nuevo líder que es un "hombre que cree en la España de las autonomías"

El presidente del PPCV, Carlos Mazón, vota en su agrupación en Alicante.

Fiesta de la democracia interna aunque con menos confeti del esperado. El PPCV celebró la gran participación en las primarias para confirmar a Alberto Núñez Feijóo como nuevo presidente del partido en España, aunque lo hizo con un descorche de champán de 3.000 votos menos que avales recogidos y un carrusel de imágenes de dirigentes del partido depositando un voto en la urna.

Feijóo acumula en la Comunitat Valenciana 4.200 votos de los afiliados del PPCV, una cantidad que representa más del 10% de los 36.000 de toda España, pero que se queda en poco más del 60% de las 7.500 firmas recogidas. La "ilusión" en números de participación es casi la mitad que los 7.900 votos que concitaron en 2018 Pablo Casado, Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal.

Las diferencias, no obstante, son significativas en las circunstancias. En aquellas primarias el voto de la militancia era clave (aunque no definitivo) para definir el liderazgo que debía sustituir a Mariano Rajoy. En esta ocasión no hay alternativas al gallego, que se sabe ya presidente del PP. También pueden haber influido las lluvias y las fiestas de la Magdalena en Castelló para rebajar la participación considerablemente.

No es la primera vez que en el PPCV un candidato obtiene más avales, firmas con nombre, apellido y DNI, que votos secretos en una urna sellada. Les ocurrió tanto a Isabel Bonig como a Carlos Mazón cuando buscaban su elección al frente de la organización valenciana. El alicantino presentó hace un año casi 12.000 avales para posteriormente reunir 7.600 votos por las 7.200 firmas de la exconsellera de Infraestructuras y las 6.000 papeletas con su nombre logradas en 2017.

En el proceso de votación han lucido los principales representantes de los 'populares' valencianos, desde su presidente autonómico, Carlos Mazón, hasta quien lo fuera hace varios años y anhele con un nuevo puesto de responsabilidad como es Francisco Camps, quien compartió su respaldo al gallego rescatando una imagen del archivo en la que se ve a los dos caminando en tono distendido.

"Es un hombre que cree en la España de las autonomías" y en una España "fuerte y reivindicativa" con una "exigencia de bajar los impuestos de manera extraordinaria" y de una política de Estado "seria, de reflexiones y sensata", son las palabras con las que definió Mazón al que será a partir del 1 y 2 de abril el nuevo líder del PP y al que fían la recuperación en las encuestas nacionales.

"No deja de ser un día muy importante y muy ilusionante para todos nosotros", añadió el también presidente de la Diputación de Alicante, quien indicó que "ya no es cuestión de que sea deseable, sino que es urgente el cambio y lo escenifica para todo el Partido Popular en toda España Alberto Núñez Feijóo".

También el presidente del PP en la provincia de Valencia, Vicent Mompó, mostró su satisfacción ante la elección del todavía presidente de la Xunta. Asimismo, valoró "la alta participación" que, según él, "demuestra que los militantes están ilusionados con la nueva etapa que está iniciando el Partido Popular"

Y mientras en la mayoría de agrupaciones reinaba la despreocupación de quien no tiene rival al contar papeletas, en Castelló, donde las celebraciones estaban en la calle por la Magdalena, en el partido miraban con tensión la elección de sus compromisarios. Castelló es el único lugar de la Comunitat Valenciana en el que se han requerido dos urnas en las sedes locales, una para mostrar el respaldo al dirigente gallego y otra para dirimir a los representantes para acudir al congreso de Sevilla.

En esta ciudad eligieron a Sergio Toledo, Carmen Amorós, Maica Hurtado, Vicent Sales y Juan Carlos Redondo como los representantes de la agrupación local, uno de los pocos lugares en los que hubo que recurrir a la votación para tal selección y de donde se queda fuera el diputado en las Corts, Rubén Ibáñez. La amplia delegación que llevará el PPCV, con 379 compromisarios, permite que no haya prácticamente voces relevantes sin puesto.

En este sentido, el congreso supondrá el regreso de Bonig a un acto del PP. La que fue presidenta de la formación en la Comunitat Valenciana guarda buena sintonía con Feijóo, una relación que no tenía con la anterior dirección estatal de Pablo Casado que propició su caída.

Compartir el artículo

stats