La mascarilla ha sido la mejor aliada contra el pandemia del coronavirus. La noticia de que las Fallas 2022 van a ser sin control de aforo en mascletaes, castillos y Ofrenda pero con mascarilla entre el público arroja luz al final de la crisis sanitaria, una situación sanitaria que este domingo El Consell ha dado por cerrada y ha toma aire para "acelerar la reactivación".

A lo largo de estos 24 meses, la pandemia ha traído confinamientos, toques de queda, cierres perimetrales y otras restricciones -la última el "pasaporte covid" para acceder a algunos locales-, si bien la Comunitat Valenciana espera aplicar desde la semana que viene una "rebaja sustancial" de las que quedan vigentes. Todo ello dentro de un "renacimiento postpandémico" que aspira a dejar atrás la crisis sanitaria, económica y social que ha dejado un grave agotamiento en el sector sanitario: "Nos va a pasar factura a todas, las enfermeras estamos reventadas". Lea aquí el testimonio completo.

Entre todos estos avances, donde se ha localizado un síntoma que podría indicar que se está contagiado de Ómicron, un epidemiólogo español ha puesto fecha al fin de las mascarillas en interiores, uno de los símbolos de la pandemia. Por eso, aún cuesta creer que llegará el día de que podamos prescindir de ella.

Hace apenas unas semanas que en España ha dejado de ser obligatoria en espacios abiertos, pero la favorable evolución de la sexta ola del coronavirus invita a pensar el horizonte de un mundo sin mascarillas en interiores.

Fecha sin mascarillas en interiores

El epidemiólogo y pediatra Quique Bassat hizo unas declaraciones en el programa "Fin de Semana" de la cadena de Cope, en las que puso una fecha para no llevar mascarillas en interiores.

"Depende de la velocidad que vaya descendiendo la curva y en qué momento consideremos que el riesgo de transmisión y de brotes es aceptable, porque sabremos que cuando las retiremos de interiores habrá más transmisión", afirmó el pediatra.

"Para Semana Santa, si las cifras siguen descendiendo al ritmo de ahora tendremos una situación epidemiológica parecida a septiembre de 2021 y podríamos abrir el melón de si podemos quitarlas, monitorizando muy de cerca lo que pase", aseguró Bassat.