Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Unides Podem refuerza su faceta de oposición y señala los "incumplimientos" del PSOE

La formación de izquierdas muestra su rechazo a la postura sobre el Sáhara Occidental de Sánchez

Varios representantes de Podem, entre ellos, la líder valenciana, Pilar Lima, en las protestas contra la guerra de Ucrania.

Miércoles, protesta por la subida de precios junto a los sindicatos; jueves, apoyo al Sáhara Occidental, y viernes, por una Ley Climática transformadora. Son tres de las manifestaciones para los próximos días a las que Unides Podem da su apoyo y, dependiendo de la agenda, estará representado con miembros de la formación. Son tres ejemplos del "un pie en la calle y otro en las instituciones" que defienden desde su llegada a los gobiernos de España y de la Generalitat y que exhibe la faceta de oposición a decisiones tomadas por sus socios de ejecutivo.

El último mes es un buen ejemplo de ello con temas tan espinosos como el envío de armas a Ucrania, el aumento del gasto militar, las medidas para atajar la subida de precios o la nueva postura de España respecto al Sáhara. Todos ellos han sido asuntos en los que Pedro Sánchez ha marcado la postura del Gobierno del que forma parte Unidas Podemos y que los morados han criticado mostrando un perfil propio y desmarcándose de las medidas.

La última es la del Sáhara Occidental, en la que se incide en el cambio de postura del PSOE. "La posición de Pedro Sánchez sobre el Sáhara no sólo incumple el programa electoral del PSOE, también ha provocado el rechazo de la ONU", escribe en su Twitter el vicepresidente del Consell, Héctor Illueca. "No entendemos este giro injustificable de Pedro Sánchez que contradice la posición histórica de nuestro país y que contradice el programa del PSOE de 2019", agrega la síndica de Unides Podem en las Corts, Pilar Lima.

La diferenciación entre socios es habitual en los gobiernos de coalición y se incrementa a medida que se acerca la hora de las urnas. Especialmente en el caso del partido minoritario, que se encuentra con la paradoja de quedar engullido por el grande en los éxitos y de sufrir el desgaste por aquellas decisiones que desagradan a su electorado como es el Sáhara Occidental.

En este tema, Compromís se ha unido al resto de socios de investidura para pedir la comparecencia del presidente del Gobierno y que dé explicaciones ante el hemiciclo del "cambio de postura" respecto a la antigua colonia española y sus relaciones con Marruecos, una petición que no tiene la rúbrica de los morados, aunque su líder in pectore, Yolanda Díaz, haya cargado contra la "opacidad" e "incoherencia" de Sánchez.

Unides Podem defiende que no se calla las cosas con las que no está de acuerdo, que sería "peor" si no expresara sus posiciones públicamente y que eso no supone poner en peligro los gobiernos. De hecho, justifica sus protestas como "partido de gobierno" y en defensa de los acuerdos firmados. "Que no nos digan que no sabemos estar en el gobierno", expresan fuentes de la formación.

UP exige a los socialistas que no "desmantelen" la línea ferroviaria entre Cuenca y València

decoration

No es el único punto de discrepancia. En la última semana la respuesta a la crisis de la energía ha suscitado diferencia de posturas, aunque no tan frontales como la del pueblo saharaui. Así, Unides Podem ha mostrado su apoyo a las manifestaciones convocadas por los sindicatos para "contener los precios". También respalda la manifestación de Fridays For Future del viernes en la que se exige una "ley climática transformadora" y en la que se señala que la Ley Valenciana contra el Cambio Climático "nace muerta", una legislación impulsada por el Consell del que forman parte los morados, protestas con las que la izquierda también quiere mostrarse en la calle.

Ese perfil de oposición dentro de los ejecutivos también se ha visto este lunes en relación con la línea ferroviaria entre Cuenca y València. En este sentido, Unidas Podemos exige al PSOE que cumpla con el acuerdo de la coalición y no lleve a cabo el proyecto 'XCuenca', que supondría "desmantelar la línea de tren convencional entre Aranjuez, Cuenca y Valencia". 

En un comunicado de prensa, el grupo parlamentario denuncia que su socio de gobierno "pretende eliminar la vía entre Cuenca y Valencia y urbanizar los terrenos, algo que sería la punta de lanza de proyectos similares que buscarían reforzar únicamente la Alta Velocidad entre grandes núcleos de población y relegar al transporte de carretera las conexiones entre el resto de localidades".

Compartir el artículo

stats