Olena, la amiga del exjefe de la brigada de obras del Ayuntamiento de Carlet que fue apresado el pasado domingo por militares rusos en Jersón, una ciudad ocupada por las tropas invasoras, comunicó ayer a varios amigos y familiares del jubilado de 74 años que algunos informadores de la resistencia le han transmitido que Mariano García Calatayud está preso pero vivo.

La información no pudo ser confirmada ayer por fuentes diplomáticas. El Ministerio de Asuntos Exteriores mantiene abierta una investigación para aclarar las causas de su desaparición. También Olena mostró ayer dudas respecto a la fiabilidad de las noticias que le llegaban. «La información no es segura. Nadie le vio. Nadie sabe dónde está», admitió la ciudadana ucraniana, que permanece oculta lejos de Jersón ante el temor de que también pueda ser «secuestrada» por los militares rusos.

Mariano García Calatayud, valenciano y exfuncionario en Carlet, en pleno reparto de víveres en Ucrania.

Olena estaba ayer abrumada. Decenas de periodistas españoles trataban de contactar con ella para recabar su testimonio. A primera hora de la mañana dejó de atender las llamadas para tratar de contrastar si «Mario», como es conocido en Ucrania, estaba aún con vida. Paco Santiesteban, uno de sus amigos, reconoce que Mariano se «significó demasiado» en las últimas manifestaciones contra la ocupación rusa. «Se lo advertí, pero sigue tan cabezota como siempre», deplora.