La Policía Nacional ha detenido en Alicante a dos mujeres de origen ruso, madre e hija, acusadas de estafar al menos 5.000 euros a ocho familias ucranianas con los trámites para solicitar la protección temporal por la guerra en su país.

Las víctimas eran captadas en las colas de las comisarías donde han estado acudiendo en las últimas semanas numerosos refugiados de Ucrania. Según la Policía, las arrestadas, que habían trabajado como intérpretes oficiales para una empresa, ofrecían a los desplazados la posibilidad de agilizarles la tramitación de sus documentos a cambio de dinero.

Para convencer a las víctimas les decían incluso que trabajaban para la Policía y si el engaño era descubierto les amenazaban con anular su condición de desplazados si se les ocurría denunciar los hechos.

La Policía Nacional inició la investigación tras tener conocimiento de casos de refugiados ucranianos que habían acudido a las dependencias policiales y fueron abordados por dos mujeres que les hablaban en su idioma y les ofrecían ayuda a cambio de dinero para realizar la solicitud de protección temporal que ha aprobado la Unión Europea para todos los ciudadanos de Ucrania a causa de la invasión de su país por Rusia.

Simulaban que trabajaban con la Policía

Las presuntas estafadoras se aprovechaban del desconocimiento de los desplazados recién llegados a Alicante que acudían a comisaría para obtener los documentos que les permiten residir legalmente en España. Tras simular que trabajaban para la Policía les aseguraban que los trámites iban a ir más rápido si abonaban 250 euros por adulto y 150 por menor.

Al haber trabajado como intérpretes oficiales durante años conocían perfectamente los trámites a realizar y entraban y salían de las dependencias policiales simulando trabajar con los agentes. Todo ello les daba una mayor credibilidad y así consiguieron estafar hasta 5.000 euros.