Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Los hospitales dejan de hacer pruebas covid a todos los pacientes que ingresan

Sanidad retira la obligación de hacer cribados previos al ingreso pero sigue sin autorizar las visitas a hospitalizados | Expertos en Medicina Preventiva temen que los hospitales se conviertan en focos de contagio

Entrada de pacientes en la puerta del Hospital Clínico de Valencia. Paco Calabuig

Los hospitales valencianos ya no tiene que hacer pruebas covid de manera "indiscriminada" a todo aquel que vaya a ingresar, el llamado "cribado previo" al ingreso que se implantó al principio de la pandemia para evitar que se colasen casos asintomáticos y que se mantenía todavía en algunos centros. Es una derivada más de la nueva forma de abordar la pandemia de covid-19 que se acaba de poner en marcha (la conocida como "gripalización") y por la que ya no se están haciendo pruebas en las consultas de Atención Primaria a los casos leves (si no se trata de personas vulnerables) ni se están dictando aislamientos de siete días como hasta ahora.

La Conselleria de Sanidad ha retirado esta obligación de forma definitiva en el nuevo documento de Medidas Organizativas de Asistencia Sanitaria en pandemia que acaba de actualizar, recogiendo las nuevas normas dictadas por el ministerio. Eso sí, la administración mantiene todavía la prohibición de hacer visitas "sociales" a las personas hospitalizadas, una precaución que se adoptó con la llegada del SARS-CoV-2 y que todavía no se ha levantado aunque sí se flexibilizaron en febrero las condiciones para acompañar a enfermos, draconianas en lo peor de las ondas epidémicas.

Sin el cribado previo, solo se le harán pruebas covid a aquellas personas que llegan al hospital con una infección respiratoria aguda por la que deban ingresar (al igual que se les hará de otros virus como la gripe, por ejemplo) y a personas de colectivos vulnerables, sobre todo si tienen síntomas o cuando se vaya a hacer, por ejemplo, una intervención de calado en la que una infección respiratoria pueda complicar la mejoría del enfermo.

"Traerá problemas. Creo que nos hemos vuelto a precipitar", lamenta el preventivista Rafael Ortí

decoration

Un caballo de Troya

Pero, cualquier persona que tenga que ingresar por cualquier otra patología no tendrá que someterse a una prueba covid. La retirada de la recomendación preocupa a los expertos en Medicina Preventiva, ya que en situaciones de alta circulación del virus como la que se está (todavía) ahora, supone que habrá muchos pacientes que ingresen y estén contagiados de covid-19, con síntomas leves o sin ellos. Es lo que se ha estado viendo en los últimos meses de pandemia: las autoridades recordaban que la cifras de personas hospitalizadas covid no correspondían todas a enfermos covid sino a ingresados que habían llegado "con covid" pero no estaban allí "por la covid".

El problema es que si no se detectan, pueden generar un brote interno durante su estancia, convirtiendo al hospital en un foco de contagio. "Es algo que nos preocupa y unos cuantos compañeros nos hemos quejado porque empezar ahora a 'gripalizar' la covid sin esperar a que baje la incidencia traerá problemas como este", apunta Rafael Ortí, presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública y Gestión Sanitaria (Sempspgs) y jefe de Preventiva del Hospital Clínico de Valencia.

La sociedad científica como tal no se ha pronunciado al respecto, pero Ortí asegura que es una posición compartida por muchos de sus colegas. Es lo que piensa también Juan Navarro, presidente de la Sociedad Valenciana de Medicina Preventiva y jefe de sección en el Hospital de Elx. "Sí, traerá un coste en más brotes intrahospitalarios. Hay que extremar el control pero tampoco podemos dejar de avanzar", explica Navarro.

Con todo, los preventivistas no están tanto en desacuerdo con los cambios en el control de la pandemia como con el momento elegido para hacerlo. "Creo que nos hemos vuelto a precipitar. Lo hemos hecho en todas las bajadas de las ondas cuando, si no se toca nada, se termine bajando del todo. Ahora es alargar la agonía", apunta Ortí. "Nos ha pillado, como siempre, con el paso cambiado, liberalizar medidas cuando la cosa va peor", refrenda Navarro.

El mismo argumentario utiliza Ortí para pedir que se retrase todo lo posible la retirada de las mascarillas en interiores. "Cuando la incidencia baje a 50 y la mortalidad sea despreciable", insiste.

Compartir el artículo

stats