Tras la esperanza con la que se acogió ayer el anuncio de la creación de 5.040 nuevas plazas estructurales en la plantilla de la sanidad valenciana este primero de mayo, hoy han llegado las primeras críticas tras conocerse el detalle de cuáles van a ser y dónde van a crearse esos refuerzos con plaza, una vez el 30 de abril acaben los más de 6.000 contratos temporales covid. Y es que el reparto no ha gustado nada a los médicos intensivistas ya que en esta primera parte del plan de creación de plazas (la segunda es para septiembre) solo se va a crear siete nuevas plazas de médicos para todas las UCI de la Comunitat Valenciana.

La Sociedad Valenciana de Medicina Intensiva, Críticas y Unidades Coronarias (Sovamicyuc) ya ha remitido esta misma mañana una carta a la Conselleria de Sanidad (firmada por todos los jefes de servicio) quejándose por la escasez de recursos ya que entienden que una vez dejen de trabajar los contratos covid, con solo 7 nuevos intensivistas van a estar peor que antes de la pandemia. "Los servicios de Medicina Intensiva van a quedar en una situación de mayor precariedad que previo a la pandemia, cuando ya era notoria la falta de facultativos. No entendemos la escasez de recursos humanos que se asignan", aseguran en la misiva, sobre todo porque en las UCI todavía se nota el aumento de trabajo con la covid-19, con una treintena de enfermos de coronavirus ingresados según los últimos datos.

Siete médicos en seis hospitales

Según el detalle del reparto de nuevas plazas de la Conselleria de Sanidad, las nuevas plazas de intensivistas se van a crear en el Hospital de Castelló, en el Clínico, dos en La Fe, en la Ribera y en Xàtiva y en el Hospital de Sant Joan d'Alacant. Se desconoce si en el millar de plazas que quedan por crear en septiembre (y que ayer se aseguró que iban a ser todas para especialistas de hospitales) se incluirán más plazas de esta especialidad, que ha estado especialmente presionada en estos dos años de pandemia de covid-19.

A este respecto, desde la sociedad aseguran que tanto los índices de ocupación de las UCI por encima del 80 % de forma "casi constante", como la ratio de facultativos de un médico por cada dos pacientes o la asistencia 24/7 "justifican y avalan" la necesidad de mejorar "de forma real" las plantillas de las unidades de intensivos de los hospitales valencianos.

"Aunque nuestros servicios dejen de estar poco a poco en el punto de mira de la opinión pública porque la pandemia nos dé una tregua, debemos reivindicar una adecuación de las plantillas, que en ningún caso deberían mermar, por el bien de los pacientes", finalizan.