Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La maraña de oposiciones que debería estabilizar a los docentes interinos

Stepv y CC OO rechazan el nuevo decreto, mientras UGT apremia a la conselleria a actualizar la convocatoria de junio - Educación dice que es "muy pronto" para concretar fechas

Dos aspirantes en las oposiciones de Secundaria del año pasado, en València.

El nuevo decreto que esta semana ha publicado el Ministerio de Educación sobre la estabilización de los docentes en interinidad ha arrojado algo de luz sobre cómo será el proceso que adapta al ámbito educativo la ley de diciembre contra la temporalidad en la función pública —que deriva del «decreto Iceta» de julio de 2021—, pero también ha generado muchas dudas que ahora debe resolver la Conselleria de Educación, además de hacer frente a las críticas y peticiones de sindicatos como Stepv, CC OO y UGT, que ya se han pronunciado sobre una cuestión siempre espinosa y que afecta a miles de personas.

El ministerio ha dejado en manos de las comunidades autónomas dos mecanismos para estabilizar al profesorado interino, según el tiempo que lleven en esta situación.

En el caso de más antigüedad, para quienes ya ocupaban una plaza antes de 2016, se suprime el examen a cambio de contar los méritos: la experiencia docente supondrá casi la mitad de puntos (7 de 15); la formación académica, 3 puntos; y haber aprobado una oposición o dos aunque no se haya obtenido plaza, 2,5 o 5 puntos, respectivamente.

Por otro lado, un segundo mecanismo cubrirá las plazas ocupadas por interinos de forma ininterrumpida desde al menos 2018. En este caso, deberán superar unas nuevas oposiciones ‘light’, solamente con el desarrollo de un tema y la exposición de la unidad didáctica, pero sin prueba práctica ni entrega de la trabajosa programación didáctica.

Por último, para aquellos docentes sin plaza que no puedan acogerse a ninguna de estas dos situaciones, se mantendrá el concurso-oposición actual.

Cabe recordar que todas estas novedades se contextualizan en la polémica que hubo con las oposiciones de maestros que empezarán el 11 de junio. La Conselleria de Educación había prometido una oferta de 2.500 plazas, de las que finalmente en diciembre se publicó una convocatoria con 1.228 plazas (las reposiciones de jubilaciones y las de nueva creación), provocando las quejas de los sindicatos, al quedarse fuera otras 1.272 inicialmente previstas (las de consolidación). 

Entonces, los argumentos de la conselleria fueron que se seguía adelante con las plazas que sabían con certeza que no se verían comprometidas por los cambios que ultimaba el Gobierno —para evitar una posible judicilización—, ya que estos no estarían listos a tiempo para esta convocatoria, que cierra una seria histórica de la Generalitat iniciada en 2018, con 13.000 vacantes.

Cambios según lo acordado

Tras lo anunciado, UGT exige que se «rectifique la convocatoria», una adaptación que «lleva tiempo reclamando» el sindicato, pues en enero UGT ya presentó un recurso formal de reposición para que la conselleria reconsiderara su decisión. Ahora ven «urgente» la adaptación al nuevo sistema, «transitorio y excepcional», que ha creado unas oposiciones «más justas, beneficiosas, con más plazas y con pruebas no eliminatorias», apuntan.

Las medidas anunciadas «dejarán a mucho profesorado interino por el camino», según Stepv

decoration

Posición muy diferente es la de Stepv, que directamente tacha las novedades como «una nueva puñalada por la espalda» para el profesorado. Se muestran «totalmente defraudados» y denuncian que «no se han tenido en consideración» las aportaciones de los sindicatos en la negociación estatal. 

Entre otras cosas, critican que las medidas anunciadas «dejarán a mucho profesorado interino por el camino», que el proceso de estabilización «va contra todas las sentencias europeas» y que «se recortarán plazas destinadas al concurso de méritos previstas en la ‘Ley Iceta’».

Dos aspirantes en las oposiciones de Secundaria del año pasado, en València, consultan las listas. Francisco Calabuig

Por su parte, CC OO PV pide a la conselleria «una reunión urgente para determinar cómo actuará ante los cambios inesperados producidos a última hora» y, en la línea de Stepv, «a espaldas de la negociación» lo que, al parecer, se ha derivado de un dictamen del Consejo de Estado, que frenó algunas de las cuestiones acordadas.

El sindicato no descarta movilizarse «si no se establecen garantías» para los aspirantes, ya que consideran que la convocatoria «peligra», creando una situación de incerteza «inadmisible». 

Desde CC OO consideran que hay flecos jurídicos por concretar y que la situación «se complica más aún al plantearse dos procedimientos diferentes». Además, avanzan que muchos docentes se verán obligados a presentarse a ambas convocatorias —para no perder oportunidades—; y que dos procesos pueden ser «difícilmente asumibles por parte de la Conselleria de Educación con los recursos que tienen».

Reunión después de Pascua

Desenredar la maraña en la que se ha convertido la cuestión no será sencillo para la conselleria, pues unas oposiciones convencionales ya requieren de grandes esfuerzos, más si cabe las últimas convocatorias, que han sido masivas.

Educación afirma que ya había instado a los sindicatos a «poner sobre la mesa en qué se concreta lo aprobado por el Gobierno en volver de vacaciones de Pascua». Mientras, estudian las plazas estructurales que entrarían en este nuevo escenario extraordinario y temporal, aunque «aún es muy pronto para concretar cuándo se iniciará el proceso», aseguran. 

Además, la Generalitat a la espera de que el ministerio establezca «los criterios que regirán el proceso extraordinario de consolidación del personal interino, ya que se trata de cuerpos docentes estatales», recuerdan desde Campanar.

Una vez determinadas las plazas (que serán, como mínimo las 1.272 en ‘pausa’), las convocatorias futuras y sus plazos se negociarán con los sindicatos en la mesa sectorial, afirma la conselleria. El objetivo de este decreto del Gobierno es conseguir en el ámbito educativo el objetivo del 8 % de temporalidad, que ahora supera el 20 % de media en España entre las plantillas docentes. Todo esto en tres años, hasta 2024.

Compartir el artículo

stats