El acogimiento familiar de niños, niñas y adolescentes tutelados por la Generalitat ha crecido un 20,3 por ciento entre 2015 y 2021 en el caso de las familias acogedoras educadoras, que son aquellas que no tienen vinculación de parentesco ni afectiva previa con las personas menores de edad acogidas, y que forman parte de la bolsa de familias acogedoras declaradas para formalizar acogimientos familiares en la Comunitat Valenciana.

El sistema de acogimiento cuenta en estos momentos con 704 niños, niñas y adolescentes que residen con familias acogedoras educadoras, frente a los 585 que lo hacían en 2015, indicó la Generalitat en un comunicado, al tiempo que destacó que el acogimiento familiar es «el recurso prioritario de protección de la infancia y la adolescencia por el que se apuesta desde el Consell». En este sentido, la directora general de Infancia y Adolescencia, Rosa Molero, incidió en la importancia de la labor que realizan estas familias y que los niños, niñas y adolescentes puedan crecer en un ámbito familiar, donde «reciban todos aquellos afectos que son necesarios y adecuados para desarrollarse como persona, tanto en el presente como en el futuro», explicó Molero.

Para impulsar este modelo, el Consell aprobó en 2021 un decreto que regula, por primera vez en la Comunitat Valenciana, todos los aspectos relacionados con el acogimiento familiar en el marco del desarrollo de la ley de la Generalitat de derechos y garantías de la infancia y adolescencia.

Esta norma ampara las diferentes medidas impulsadas en las dos últimas legislaturas, como la equiparación de las ayudas concedidas para el sostén de la crianza a las familias acogedoras extensas, que tiene vínculos de parentesco con el niño o la niña tutelada por la Generalitat, y las educadoras, las que no tienen vínculo familiar.