“El uso de las mascarillas deja de ser obligatorio a todos los efectos en todos los espacios del centro educativo tanto para el alumnado como para el profesorado y personal no docente de los centros”.

Este es el mensaje que la Conselleria de Educación ha remitido hoy, lunes, a los equipos directivos de los colegios e institutos, con las nuevas instrucciones en cuanto al uso de las mascarillas tras más de dos años de vida -y aprendizaje y enseñanza- en pandemia. Se trata de una carta firmada por el secretario autonómico de Educación y FP, Miguel Soler.

Como era de esperar y ha publicado este periódico, la conselleria se hace eco del Real Decreto 286/2020 por el cual, el pasado 20 de abril, el Gobierno levantó el uso obligatorio de las mascarillas en algunas situaciones, como en los espacios interiores, dando un paso más hacia la antigua normalidad.

Desde el inicio de la pandemia, los centros educativos no se han mantenido ajenos a la crisis sanitaria, por lo que esta norma también es de aplicación en colegios e institutos. Así, la conselleria apunta que a partir de hoy “en el ámbito educativo se aplicarán las mismas medidas que en el ámbito comunitario para la población en general”.

Las excepciones

Así, a la excepción de los patios -donde la protección facial no era obligatoria desde febrero, y antes en las clases de Educación Física-, ahora el uso de la mascarilla también se ‘levanta’ en las aulas, donde además del profesorado la llevaba todo el alumnado a partir de 1º de Primaria.

No obstante, la norma contiene excepciones, como son el transporte escolar (igual que el transporte en general); todas las personas positivas (que ya no deben guardar cuarentena); y el personal laboral vulnerable (mayores de 60 años, personas inmunodeprimidas y embarazadas). En estos casos, el uso sigue siendo obligatorio, según se puede leer en el documento.

Asimismo, la conselleria dice que es “recomendable el uso de la mascarilla en los espacios en los que no se pueda mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros y la ventilación no esté garantizada”.

A pesar de este cambio, desde la Generalitat pide a los centros educativos “especial atención y respeto a las personas que quieran continuar usando la mascarilla en situaciones de no obligatoriedad”.

Los próximos días se comprobará cuál es la acogida real de esta nueva medida, pues cuando su uso dejó de ser obligatorio al aire libre -incluyendo los patios escolares-, los centros y las familias apostaron por la cautela durante los primeros días.

Cabe recordar que los centros educativos han sido de los espacios más ‘blindados’ frente al covid, manteniendo desde septiembre de 2020 férreos protocolos para prevenir los contagios de coronavirus en las aulas. Ahora quedan la higiene de manos, la limpieza y la ventilación de las instalaciones como principales medidas contra los contagios de SARS-CoV-2 en el ámbito educativo.