Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Día Internacional Contra el Maltrato Infantil

Cada menos de doce horas se presenta una denuncia por maltrato infantil

Las notificaciones de delitos contra menores aumentan un 41 % en la C.Valenciana. -Save The Children reclama sensibilización, formación y un sistema fuerte para identificar y prevenir la violencia contra las niñas y niños

Dos niñas juegan en un parque en València en una imagen de archivo.

El maltrato infantil abarca «un gran abanico violencias contra la infancia que se ejercen, en la mayoría de los casos, por los padres y madres, las figuras más importantes para los menores y en el entorno donde deberían estar más protegidos: su propia casa». Por eso, la clave es invertir en prevención para evitar maltratos.

Lo dice Rodrigo Hernández, responsable de la ONG Save The Children en la Comunitat Valenciana con motivo del Día Internacional contra el Maltrato Infantil, celebrado ayer, 25 de abril. El portavoz recuerda que al menos un 25 % de los niños y niñas han sufrido algún tipo de maltrato durante su infancia.

«A pesar de que el número de manifestaciones es alarmante, no es una noticia necesariamente mala, pues también implica una mayor concienciación»

decoration

La Comunitat Valenciana aglutina una de cada seis denuncias que se interponen en España o lo que es lo mismo: cada menos de doce horas se presenta una notificación por maltrato infantil en la autonomía. «A pesar de que el número de manifestaciones es alarmante, no es una noticia necesariamente mala, pues también implica una mayor concienciación», dice Hernández. 

Se refiere el responsable a los últimos datos publicados por el Ministerio de Interior y trasladados a este periódico por Save The Children, del total de denuncias por este tipo de violencia en el país (5.851), 837 se realizaron en la Comunitat. «Tememos que durante la pandemia y el confinamiento hayan sido muchos más pero no se hayan denunciado», añade el portavoz de la entidad en la Comunitat. Y apunta, al mismo tiempo, a la dificultad de identificar algo así, pues las muestras de los niños y niñas son inespecíficas y pueden manifestarse (o no) de muchas maneras.

No ducharlos o no manifestar cariño también es violencia

Existen muchas formas de maltrato. Existe el maltrato activo de manera física, con una bofetada o una paliza y de manera emocional, con insultos y actitudes denigrantes. Ese es más identificable. Sin embargo, también existe el maltrato pasivo a través de lo que Save The Children llama «negligencias físicas y emocionales». La primera, la física, ocurre cuando por ejemplo los padres no duchan a sus hijos, no les llevan al médico ni hacen seguimiento si tienen algún problema de salud o no les alimentan debidamente. La negligencia emocional ocurre cuando no hay manifestaciones de cariño ni afecto necesarias para el desarrollo emocional del menor.  

Algunos de los maltratos son más evidentes. Es el caso de la violencia física, que deja huella visible en muchos de los casos. Sin embargo, la sutil, la diaria y la que se convierte en invisible no es fácil de identificar por el entorno si no se manifiesta a través del menor. Tampoco es fácil de identificar por la propia víctima. «Un niño tiende a normalizar esta situación que vive. Lo ve normal, crece con ello. Por eso hay que formarlos, capacitarlos, y ayudarles a reconocerse víctimas de violencia si es el caso», concluye Rodrigo Hernández.

Por otra parte, el último Boletín de Medidas de Protección a la Infancia del Ministerio de Derechos Sociales, arroja la cifra de 15.676 casos notificados en 2020 en España. Los datos aumentan más en Andalucía (el 68 %), Comunitat Valenciana (41 %) y Cantabria (40 %).

Tres pilares fundamentales

Por eso, Save The Children destaca la necesidad de seguir los tres pilares que identifica la ley: sensibilización social, capacitación y formación a profesionales y a familias y un sistema lo suficientemente fuerte y con recursos como para dar respuesta a una situación así. «Se ha de sensibilizar para que se sepa que esto es violencia, intolerable y está prohibido por la ley».

Además, es importante «formar a los padres y madres y cambiar pautas negativas o basadas en el maltrato para fomentar la parentalidad positiva, así como capacitar a los profesionales en contacto con los niños para que tengan herramientas con el fin de identificar maltrato y actuar».

«Hay que prevenir. Cuando llegamos a un caso de violencia consumada ya es tarde»

decoration

Todo ello se ha llevar a cabo en un sistema «capacitado para dar respuesta cuando haya un riesgo real y alto». «Hay que prevenir. Cuando llegamos a un caso de violencia consumada ya es tarde», dice Hernández.

El portavoz añade que uno de los problemas es que se sigue considerando a los hijos e hijas como una propiedad de los padres y a ellos como una autoridad que puede imponer límites utilizando violencia. «A veces eso puede incluir maltrato hacia ellos, uno que pasa más desapercibido, por debajo del radar, porque continuamos pensando que estas disputas son un elemento privado», dice el experto de Save The Children.

Por eso, Hernández apremia a notificar cualquier sospecha de maltrato. «El interés del menor tiene que estar por encima de todo, pues tienen sus propios derechos como individuos y no son ciudadanos de segunda. Se les tiene que proteger y la ciudadanía se ha de movilizar para ello y notificar cualquier sospecha».

Compartir el artículo

stats