La Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas ha abierto el plazo de licitación del nuevo contrato que supondrá la puesta a disposición de 7.100 plazas en centros residenciales para personas mayores de la Comunitat Valenciana con una mejora del 20% en el precio por vacante. En el proceso, que supone la incorporación de más de 1.500 plazas nuevas al sistema público, se primarán los criterios sociales.

Así lo ha anunciado esta mañana el departamento de la vicepresidenta Mónica Oltra que, según ha informado, con este contrato se unifican todas las plazas privadas puestas a disposición de la Conselleria, que se incorporan al Sistema Público Valenciano de Servicios Sociales como sostenidas con fondos públicos, a través de una inversión de 987 millones. Esto permite incrementar un 20 % la financiación destinadas a las plazas y, así, alcanzar los 71 euros por plaza y día.

Asimismo, una de las novedades de esta licitación es la introducción de criterios para eliminar las bajas temerarias y reducir el peso del precio en la adjudicación, limitándola al 30 % de la valoración final. También se van a tener en cuenta condiciones relacionadas con la mejora de la calidad asistencial, cuyo peso será del 70 %.

En este sentido, se tendrán en cuenta criterios de carácter social, medioambiental y de innovación. En concreto, la disponibilidad de servicios de talleres y tecnologías para las personas usuarias sumará hasta un 20 %; la calidad en la alimentación un 10 %; las mejoras de ratios y condiciones laborales un 25 %; y las condiciones físicas de la infraestructura (como la climatización, módulos convivenciales, habitaciones individuales) un 15 %.

De las 7.100 plazas, 4.191 corresponden a València, 2.033 a Alicante y 886 a Castelló

Además, los nuevos pliegos incluyen cláusulas de responsabilidad social, como la prohibición de adjudicar a empresas que tributen en paraísos fiscales. Así, de las 7.100 plazas, 4.191 corresponden a València, 2.033 a Alicante y 886 a Castelló, a las que se derivarán las personas mayores en situaciones de dependencia y a mayores no dependientes, pero con una necesidad social, cuando así lo determinen los profesionales de servicios sociales.

21 lotes distribuidos por comarcas

El contrato de licitación establece 21 lotes diferentes que comprenden las plazas que se van a adjudicar distribuidas por comarcas. El lote 1, con 141 plazas, da cobertura a las áreas de Els Ports, L'Alt Maestrat y el Baix Maestrat; mientras que el lote 2, cuenta con 360 plazas para La Plana Alta y L'Alcalatén. Por su parte, La Plana Baixa, L'Alt Palancia y L'Alt Millars, con 385 plazas componen el lote 3; las 190 plazas del lote 4 cubren El Camp de Morvedre; y el lote 5 tiene 510 plazas para las zonas de El Racó d'Ademús, Els Serrans y el Camp del Túria.

De la misma manera, La Foia de Bunyol, La Plana de Utiel-Requena, La Vall de Cofrentes y Aiora componen el lote 6, con 397 plazas, mientras que La Canal de Navarrés y La Costera son el lote 7 con 229 plazas. El lote 8, con 561 plazas da cobertura a l'Horta Nord, mientras que el lote 9 y sus 1.109 plazas lo hace a l'Horta Sud, y el lote 10 ofrece 321 plazas centradas en la ciudad de València.

Igualmente, En la Ribera Alta se ponen a disposición 140 plazas y 135 en la Ribera Baixa, en sendos lotes 11 y 12, mientras que el lote 13 da cobertura a la Vall d'Albaida con 215 plazas, y la Safor contará con 384 plazas a través del lote 14. El lote 15, correspondiente a l'Alcoià-El Comptat, cuenta con 255 plazas, mientras que el lote 16 de la Marina Alta ofrece 205 y el lote 17, en la Marina Baixa, cuenta con otras 125 plazas.

Finalmente, las comarcas de l'Alt Vinalopó y Vinalopó Mitjà (lote 18) comprenden 205 plazas; L'Alacantí (lote 19) un total de 515; mientras que en el Baix Vinalopó (lote 20) se ofertan 355 plazas y el lote 21, correspondiente a la Vega Baja cuenta con 363 plazas.

Igualdad trabaja para duplicar las ratios de atención en residencias

La Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas trabaja para duplicar las ratios de atención directa en las residencias de personas mayores. Así lo ha explicado el secretario autonómico de Planificación y Organización del Sistema, Xavier Uceda, en la asamblea anual de la patronal de residencias Aerte celebrada esta mañana.


En la reunión, Uceda ha hecho referencia al nuevo decreto, que está todavía en tramitación, por el que se regulan las tipologías y funcionamiento de los centros, servicios y programas de servicios sociales y que, según el secretario, "va a permitir actualizar y unificar hasta 15 normas, algunas con más de 20 años de vigencia".


En este sentido, el secretario ha anunciado que la nueva disposición "mejora las ratios blindando y aumentando la calidad en la atención, de manera que la ratio de atención directa en una residencia de 100 plazas para personas mayores pasa de 27 profesionales a 59 para los centros acreditados, lo que supone más que duplicar la atención a las personas que viven en estos centros", ha incidido Uceda.


Asimismo, el secretario ha informado de que la norma también contempla "duplicar el número de auxiliares de enfermería por cada 100 plazas, así como incrementar los perfiles dirigidos al fomento de la autonomía personal, como son los TASOC o terapeutas ocupacionales".


Modelo centrado en la persona

Para el secretario, el decreto es "una oportunidad" para avanzar hacia un modelo residencial "centrado en la persona y profesionalizado", con "unos estándares de calidad en la asistencia a los usuarios y usuarias de los recursos". Asimismo, "va a favorecer la estructuración del sistema evitando duplicidades y clarificando funciones servicios y prestaciones" para que, de esta manera, se atienda a una "demanda histórica del sector al fijar unas normas claras y unificadas para todos", ha añadido.


Entre los retos que se asumen con esta disposición, se encuentra la adaptación de este modelo modelo "a todos los aprendizajes adquiridos durante la pandemia". En este sentido, Uceda ha señalado que el decreto asume también la demanda que ha surgido durante los últimos años que marcaba "la necesidad de adaptar las plantillas", con el objetivo de "dar atención a los perfiles de las nuevas personas usuarias, que tienen un mayor grado de dependencia".