El president de la Generalitat, Ximo Puig, afirmó este miércoles sobre el caso Azud, que investiga una supuesta trama de corrupción en el Ayuntamiento de València durante la etapa del PP, que "forma parte de un pasado al que no hay que volver".

El también líder del PSPV-PSOE manifestó a los medios de comunicación que este caso forma parte de unas "prácticas del pasado" residenciado en un Gobierno que tenía mayoría absoluta, y expresó su "respeto absoluto" a la justicia y a lo que esta dictamine finalmente.

Sobre si le preocupa que en el sumario figuren cargos socialistas, señaló que no, porque todo esto ocurrió "hace más de una década", y aseguró que, "sean del partido que sean" los investigados, lo ve "con el mismo respeto y esperanzado en que la justicia dictamine".

Preguntado por el hecho de que según el sumario dirigentes socialistas podrían haber derivado comisiones al partido, afirmó que no lo sabe y que eso es "rumorología", en referencia a las interpretaciones que se hacen del sumario, según explicó posteriormente fuentes de la Generalitat.

"En cualquier caso, máximo respeto, y (ante) lo que dictamine la justicia nosotros tomaremos las decisiones oportunas", señaló Puig, quien afirmó que desconoce el contenido del sumario de la causa y habrá que esperar a "lo que diga la justicia en cada momento".

Respecto a si las Corts deberían tomar medidas respecto al vicepresidente segundo de la cámara, Jorge Bellver, concejal del PP con Rita Barberá y salpicado por la trama que investiga la justicia, en caso de que fuera imputado finalmente, pidió que se deje "trabajar a la justicia, en este caso y en todos los casos".

Para el president, lo que es "fundamental" para la Comunitat Valenciana es que en los últimos años de este gobierno toda la sociedad valenciana ha conseguido "levantar la hipoteca" que existía y poder pasar de estar "en el farolillo rojo" a situarse entre las regiones de Europa "con mejor reputación democrática". "Y ese es el camino", ha afirmado.