Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

La vacunación covid-19 en niños se estanca en el 44 %

Seis de cada diez pequeños de 5 a 12 años recibieron la primera dosis pero solo cuatro de cada diez se ha puesto la segunda | Aún así, la C. Valenciana está por encima de la media nacional, que supera por poco el 41 %

Un niño recibe la segunda dosis de la vacuna a finales de marzo en el vacunódromo de la Ciutat de les Arts. JM Lopez

Un mes después de que arrancara la segunda y última fase de la campaña de vacunación infantil contra la covid-19, las cifras de pequeños que están completamente inmunizados contra el coronavirus distan y mucho de lo conseguido en el resto de grupos de edad. Según las cifras oficiales del Ministerio de Sanidad, de los 410.000 pequeños que entraban en la campaña, han recibido la primera dosis casi el 63 % pero las segundas dosis solo ha llegado al 44,5 % de los menores cuando tanto en adolescentes como en adultos el porcentaje de pautas completas no baja del 88 %.

Las, por ahora, bajas coberturas de inmunización covid entre los niños no son algo aislado en la C. Valenciana. La media nacional, de hecho, se sitúa en el 41,3 % de cobertura con pauta completa, ya que mientras que hay comunidades en las que se ha adelantado en vacunación como en Extremadura que llega al 60 % de sus escolares -o Galicia y Asturias con un 60 y un 56,9 % respectivamente-, hay otras zonas donde las segundas dosis van todavía más retrasadas que en la C. Valenciana. Es el caso de Baleares, que solo están en uno de cada cuatro niños o Murcia o Madrid que no llegan al 40 %.

Retraso por los contagios en la sexta ola

Los expertos ya adelantaron que completar las coberturas entre los niños se iba a retrasar debido, sobre todo, a la gran cantidad de menores que se contagiaron a principios de año, entre los meses de enero y febrero con la llegada de la variante ómicron y la aparición de la sexta ola.

El protocolo establecido para los niños marca que si se contagiaron antes de la primera dosis (los más pequeños la tenían tras la vuelta de vacaciones de Navidad) debían esperar al menos ocho semanas tras curarse para recibir un pinchazo, que ya contaría como pauta completa. Sin embargo, si se habían contagiado entre el primer y el segundo pinchazo, debían esperar también esas ocho semanas para completar las dos dosis.

Así, si un pequeño de 5 a 9 años que le tocara recibir la segunda dosis a finales de marzo (se abrieron los vacunódromos como el de la Ciutat de les Arts para ello) se contagió poco antes, aún tendrá que esperar hasta mayo para recibir la segunda dosis.

"Ha habido mala planificación"

Es posible pues, que estos porcentajes se vayan recuperando conforme pasen las semanas aunque los pediatras entienden que no solo el contagio masivo de niños a principios de año ha pesado en estas malas cifras, sino también "una mala planificación" tras sacar el segundo pinchazo para los más pequeños de los colegios, según criticaba ayer la presidenta de la Sociedad Valenciana de Pediatría, Eva Suárez.

"Para nosotros las malas coberturas se deben a una mala planificación tras sacar la campaña de los colegios y dejarla en manos de cada centro de salud" y no tanto porque las familias se estén negando o por el impacto de los contagios. "No se ha avisado correctamente a los padres ni a nosotros los pediatras nos ha llegado información. A mi consulta aún siguen llamándome padres preguntándome qué hacer porque ni les ha llamado nadie ni lo saben. Ha sido un desastre", asegura la presidenta de la sociedad.

Cabe recordar que la C. Valenciana fue una de las pocas comunidades en España que apostó por vacunar a los niños contra el coronavirus en los colegios como se ha venido haciendo con otras vacunas. Sin embargo, a principios de febrero se anunció que las segundas dosis para los más pequeños (de 5 a 9 años) se iban a inocular en los centros de salud o vacunódromos pero ya no en las escuelas.

Las explicaciones aportadas en su día fueron vagas pero en la decisión pesó un desencuentro inicial con la comunidad educativa sobre si los colegios eran el lugar adecuado y la sobrecarga que supuso para las direcciones de los colegios el gestionar la vacunación en las peores semanas de la sexta ola.

Compartir el artículo

stats