Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Caso Azud: Febrer también intentó hincar el diente en el negocio de los geriátricos

El promotor se asoció con Gesmed y, tras recurrir a Corbín, esa UTE logró el lote de atención a domicilio que quería, con un contrato por dos años y 1,5 millones con el Ayuntamiento de València

José María Corbín. EDUARDO RIPOLL

El afán por ampliar horizontes de negocio y engordar las cuentas corrientes de Jaime María Febrer, el promotor sobre el que giran nueve de las once tramas investigadas (por ahora) en la macrocausa Azud, no podía dejar pasar uno de los nichos más golosos para cualquier inversor de entonces y de ahora: la atención a los mayores, a domicilio o en geriátricos.

Entre los cientos de correos, anotaciones en su agenda virtual del correo o a mano, en un dietario (o incluso en papeles sueltos que luego archivaba), los investigadores del grupo de Delincuencia Económica 3 de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil han encontrado una reunión celebrada a las 11.30 horas del 26 de noviembre de 2007, con José Luis Vera y Carlos del Romero (ambos investigados en este sumario) como parte de su consejo asesor, en la que se abordó, entre otras cuestiones, lo que bautizó con el epígrafe "geriátricos".

Como contenido del orden del día anotó dos cuestiones, "estudiar e informar sobre el crecimiento de la demanda y la posible compra de participadas" y "estudiar el informe de Rosendo, con respecto a la inversión en Mallorca y el posible traslado a Villajoyosa". Los agentes no han encontrado la continuación de esa línea de expansión en su negocio en la abundante documentación confiscada en los registros llevados a cabo en las empresas del Grupo AXIS durante la operación policial desarrollada el 12 de mayo de 2021, pero sí pruebas de que, finalmente, llegó a meter la cabeza en el sector, aunque de manera muy puntual.

Fue un año más tarde, en 2008 e invirtiendo 2,7 millones en una asociación temporal con Gesmed, una firma vinculada desde su creación, en 1999, a los cuidados de mayores, menores y personas con discapacidad y que ya era contratista de la Administración Pública cuando sucedieron los hechos investigados en Azud. Los agentes de la UCO recogen que fue el gerente de Gesmed quien recurrió a Febrer en un correo interceptado a este último y enviado el 18 de abril de 2008, en el que el directivo le envía las características de una licitación en marcha en la que el Ayuntamiento de València sacaba a concurso la atención domiciliaria a mayores en la ciudad, en tres lotes que se correspondían con tres áreas geográficas y que suponía obtener la concesión por dos años.

Solo tres días después, el 21 de abril se celebró un consejo de administración de la empresa matriz de Febrer, Construcciones Valencia Constitución (CVC) en el que se abordó, entre otras cuestiones, replantearse inversiones en centros geriátricos para lo cual se decidió entrar en Gesmed con una inversión de 2,7 millones de euros. "Dada la situación del sector, resulta necesario replantearse la inversión de la sociedad en centros geriátricos y la participación a tal efecto en Gesmed, por un importe de 2.700.000 €, estudiando la situación y las alternativas más a fondo" consta en el acta de esa reunión.

Nueve días más tarde, el 30 de abril, empiezan los movimientos. A las 10.00 horas, Febrer se reúne con José María Corbín, cuñado de la alcaldesa, Rita Barberá, imputado en esta causa por presuntamente ayudar a amañar contratos y adjudicaciones a cambio de importantes comisiones. En su agenda, a mano, Febrer anotó "residencias 3ª edad". Dos horas y cincuenta minutos más tarde, a las 12.50 horas, el directivo de Gesmed envió un correo a Febrer en el que le detalla, por orden de prioridades, sus intereses. Encabeza la lista el lote 2 de esa adjudicación en ciernes, que incluye a atención domiciliaria en los barrios de l'Olivereta, Fuensanta, Campanar y San Marcelino y suponía amarrar un contrato de más de 1,5 millones de euros. Como opción dos figuran los otros dos lotes, el 1 y el 3; en tercera posición "de interés", escribe "Residencia de discapacitados de Valle de la Ballestera"; el cuarto lugar es para el "Centro ocupacional de discapacitados Fuente de San Luis"; y, en quinta y última posición, aparece escrito "el resto de proyectos: Centro geriátrico La Amistat, Centro de mayores Columbretes y Servicio Especializado de Atención a la Familia y a la Infancia (SEAP)".

Menos de media hora después, a las 13.18 horas, Febrer envió a Corbín exactamente el mismo correo, cambiando el encabezamiento (cambió "Apreciado Jaime" por "Apreciado José María) y agregando al final: "Ruego compruebes las posibilidades y nos reunimos la semana próxima para hablar de ello". En esa época, recuerdan los investigadores en su análisis, había dos contratos en vigor entre el Grupo AXIS de Febrer y el despacho de Corbín (con CVC y con Nou Biourbanisme, a razón de 3.000 euros al mes más IVA).

La apertura de plicas: Gesmed, en quinta posición

El 15 de mayo, el mismo día que se abrieron los sobres con las plicas, el consejero de Gesmed escribió un correo a Febrer titulado "Fw: Resultado apertura plicas". De las 10 empresas que se habían presentado al concurso, Gesmed, que concurría en UTE con CVC y Solimar, obtuvo la quinta posición para el lote 2. Solo un día después, el 16 de mayo, Febrer vuelve a recibir a las 11.34 horas un correo desde Gesmed en el que le envía una "comparativa de los resultados" y le informa del eneficio 241.672,04 euros. Dos horas después se reúne con Corbín.

A los tres días, el 19 de mayo, Febrer le envía a Corbín un documento que lleva por nombre "empresas licitadoras al SAD de València" en el que se comparan los "puntos fuertes" y los "puntos débiles" de cada una de ellas, con cuestiones como, por ejemplo, "esta empresa es de Valladolid" o "cooperativa andaluza". Las indicaciones debieron surtir efecto, ya que la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de València otorgó el 18 de julio a Gesmed el ansiado segundo lote, tras obtener la puntuación necesaria para escalar de la quinta a la primera posición. Esa adjudicación se formalizó por contrato público el 31 de julio y el 1 de abril de 2009 Febrer se salió de la UTE cediendo a Gesmed el 30 % adquirido exactamente un año antes.

Compartir el artículo

stats