Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mollà agiliza los trámites para el uso deportivo y de ocio del monte

Algunas actividades solo precisarán de una declaración responsable

Imagen de archivo de una ruta a caballo por la Calderona. | FERNANDO BUSTAMANTE

El nuevo Reglamento Forestal de la Comunitat Valenciana impulsará la creación de un Catálogo de Instalaciones Recreativas y Deportivas, así como un Registro de pruebas, marchas ciclistas y otros eventos que agilizarán la tramitación, a veces polémica por las demoras en la resolución de los expedientes y las autorizaciones. El objetivo es evitar llegar al límite en los plazos con el perjuicio de organizadores y participantes.

Con más de trescientos acontecimientos deportivos que se celebran de forma recurrente cada año, la Conselleria de Agricultura y Transición Ecológica estima que no han de pasar en cada ocasión la misma odisea administrativa si ya están autorizadas por la Comisión de Espectáculos, cuentan con un informe preceptivo del órgano ambiental y no han modificado condiciones o trazados con posibles afecciones ambientales.

En cuanto a las actividades en suelo forestal que puedan entrañar riesgos para el medio natural, pero que no requieren del permiso de la Conselleria de Justicia, Interior y Administración Pública, podrán aprobarse por una resolución expresa si se superan los diez vehículos a motor. La circulación por las pistas será libre, excepto por la noche. Tampoco se permitirá el paso para motorizados de tres ruedas, cuadriciclos, quads, ciclomotores de tres ruedas, cuadriciclos ligeros y quads-ATV.

Tampoco bicicletas eléctricas

Tan solo se requerirá de una declaración responsable si se superan los límites de 50 personas, 10 vehículos sin motor y 5 caballos. Queda prohibida la circulación de cualquier motorizado por las sendas forestales, aquellas vías de anchura inferior a dos metros, incluidas las bicicletas eléctricas. La prioridad en el paso, sin contar con emergencias o servicios públicos, la tendrán primero las personas que se desplacen a pie y después los paseantes a caballo, como regula el artículo 115 del reglamento que ha contado con la participación de la Mesa Forestal de la Comunitat Valenciana.

El documento, que deroga hasta diecisiete disposiciones normativas, pretende «adaptarse a las nuevas demandas actuales e incluso deja la puerta abierta para nuevas necesidades que puedan surgir». El esparcimiento y el uso social de los espacios forestales quedó especialmente patente tras el confinamiento, señalan desde el departamento que dirige Mireia Mollà. De ahí la creación de un catálogo público donde la principal novedad será que las zonas de acampada necesitarán una declaración responsable vía telemática, que eliminará la gran cantidad de expedientes administrativos exigidos hasta ahora. Una aplicación permitirá, además, la reserva de plaza y se mantiene la prohibición de utilizar caravanas.

Regular la moda del «vivac»

Las acampadas fuera de espacios habilitados para tal uso implicarán necesariamente una autorización de la Dirección Territorial con un máximo de nueve personas y tres tiendas. La modalidad tan en auge ahora como es el vivac (dormir a la intemperie con un saco y una esterilla que aísla del suelo) se regula también por primera vez y se exige una declaración responsable con nueve pernoctantes como tope al detectar la conselleria que empieza a proliferar esta opción de ocio.

La normativa, según fuentes consultadas por este periódico, está en la línea de autonomías con una superficie forestal similar a la valenciana en algunos puntos de sus territorios, como pueden ser Murcia, Aragón o Cataluña.

Compartir el artículo

stats