Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud

"Me vacuné para evitar ser un peligro para mis contactos sexuales"

Pablo Amor, de 25 años, se inoculó la fórmula contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) tras hacerse unas pruebas por sospechas de haberlo contraído

Vacunas contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) Levante-EMV

Pablo Amor, de 25 años, decidió vacunarse del Virus del Papiloma Humano (VPH) el año pasado. A pesar de que él no se sentía en riesgo, las mujeres de su familia que son sanitarias siempre han ejercido una educación médica que ha calado. «Hicieron una buena labor de pedagogía y me explicaron que el vacunarme es más para prevenir que las personas, en este caso, las mujeres con las que pueda mantener relaciones sexuales y no estén vacunadas se contagien de VPH. Para ellas tendría consecuencias más severas que las que pudiera tener yo mismo como hombre», explica el joven a este periódico.

Con todo, y a pesar de que este fue el motivo inicial, el VPH también puede tener consecuencias en la salud de los varones como verrugas en los genitales o cánceres de pene, laringe o boca, entre otros. 

Así, Pablo Amor explica que «el proceso de vacunarme fue a raíz de unas ligeras sospechas de que podía haber contraído el virus por una infección de transmisión sexual». Tras acudir al médico y descartar que pudiera ser VPH, «decidí llevar a cabo el proceso de vacunación de forma voluntaria. Me puse tres dosis en cosa de medio año», explica. «Pensé que así dejaría de ser una especie de ‘arma biológica’ por lo que pudiera pasar. Habla de ‘arma biológica’ porque los hombres «nos convertimos en portadores del virus que, aunque a priori no nos pone en peligro a nosotros, sí a las mujeres con las que tenemos relaciones sexuales que pueden desarrollar cáncer de cuello de útero (CCU)». 

Respecto a la medida tomada en Cataluña, que inoculará la vacuna también a los chicos, Amor apunta que es «primordial vacunar a los niños para prevenir el virus». «Me parece esencial, ya que por otro lado el coste es elevado —a Amor le costó cada dosis unos 170 euros— y hay que garantizar ese derecho a todos los niños», dice el joven. Así, «se neutralizaría el ciclo de contagios que pueda haber si solo se vacunan las mujeres», apunta, por último, Pablo Amor a este periódico.

Compartir el artículo

stats