Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Los preventivistas advierten: "El servicio de vacunación al viajero va a dejar mucho que desear este verano y podría interrumpirse"

Los preventivistas alertan del empeoramiento del servicio, que podría incluso interrumpirse, para los valencianos que quieran salir al extranjero tras quedarse sin refuerzos covid

Imagen de archivo de un viajero recibiendo una vacuna para salir al extranjero. J.J.Guillen

Si ya antes de la pandemia de covid había que esperar entre dos y tres meses para tener cita y poder vacunarse de malaria, hepatitis A o fiebre amarilla antes de viajar a un destino exótico, este verano habrá que armarse todavía de más paciencia. Es la advertencia que han lanzado los médicos preventivistas de los hospitales valencianos, responsables junto a Sanidad Exterior de hacer este trabajo de vacunación internacional que cada año (al menos antes de la pandemia) requieren miles de valencianos.

"Este año el servicio de vacunación al viajero va a dejar mucho que desear", advirtió Juan Francisco Navarro, presidente de la Sociedad Valenciana de Medicina Preventiva y Salud Pública. la semana pasada en una jornada sobre el futuro de la Vacunación en la C. Valenciana. El motivo es la "situación dramática" en la que, según Navarro, han quedado las unidades de Medicina Preventiva de los hospitales valencianos tras la salida el pasado 30 de abril del personal de refuerzo covid que tenían asignado en pandemia y que les han ayudado a lidiar con el aumento de trabajo por culpa de la covid: tanto de detección y seguimiento de casos como de vacunación a personal sanitario o personas en hospitales. En un comunicado hecho público hoy, desde la sociedad científica aseguran que el servicio podría, incluso, interrumpirse ya que hay prioridades.

¿Vamos a dejar de tratar a un señor con cáncer para vacunar a una pareja que ha conseguido un vuelo barato a Tailandia?

decoration

Y es que, pese a que la Conselleria de Sanidad programó tras la salida de más de 6.000 contratos de refuerzo covid la incorporación de más de 5.100 nuevas plazas estructurales (el aumento de plantilla más grande que se ha realizado), los preventivistas no están nada de acuerdo con las nuevas plazas que les han tocado ya que las consideran "insuficientes". En total, Sanidad programó una docena de nuevas plazas de médico de Salud Pública, ni siquiera una por hospital "y ya partíamos de una plantilla escasa. Algunos se quedan con la mitad de recursos que había", lamenta el también jefe de sección en el Hospital General de Elx.

El aumento de trabajo por la covid, la salida de los refuerzos y la "insuficiente" generación de nuevas plazas va a resultar en un cóctel que van a pagar los usuarios, a juicio de Navarro. "Tenemos todavía mucha carga de trabajo por la covid. Hay todavía muchos casos, estamos vacunando aún a los inmunodeprimidos con la cuarta dosis de covid y aún nos tenemos que ocupar de las vacunas covid para viajar por las diferencias entre países. Esto sobre el trabajo que ya se hacía. Con recursos limitados, ¿vamos a dejar de tratar a un señor con cáncer para vacunar a una pareja que ha conseguido un vuelo barato a Tailandia?", razonaba Navarro.

Desde la sociedad han recomendado, de hecho, priorizar en el día a día el trabajo "imprescindible" como las cuartas dosis de covid a pacientes inmunodeprimidos, las vacunaciones específicas a enfermos crónicos e inmunodeprimidos recién diagnosticados (como los de cáncer) y el mantenimiento de programas de prevención de infecciones hospitalarias, en este orden. Trabajos como la vacunación al viajero que consumen "muchos recursos" y no son esenciales caen al último lugar. Como última medida, si no hay refuerzos, desde la sociedad recomiendan que desde los hospitales se renuncie a esta acreditación como centro de vacunación internacional.

Repunte del turismo

Y todo en puertas de un verano en el que se espera que el turismo vuelva por sus fueros prepandemia tras la relajación de medidas covid en gran parte de países. Si viajamos a algún país que requiere para entrar alguna vacuna específica (además de las del covid) o es recomendable ponerse alguna en concreto, por ejemplo, por las bajas condiciones higiénico-sanitarias, el viajero será remitido a alguno de los 18 puntos de vacunación internacional que hay en la C. Valenciana.

El Ministerio de Sanidad, a través de Sanidad Exterior tiene uno en cada provincia pero, además, la sanidad valenciana "colabora" ofreciendo el servicio en las unidades de Medicina Preventiva de 15 hospitales (seis en Valencia, seis en Alicante y tres en Castelló) a través de una encomienda del Gobierno que los acredita como centros de vacunación exterior.

Ya antes de pandemia, el volumen de viajeros que requerían de estos servicios hacía que, llegada la primavera y el verano fuera casi imposible conseguir una cita antes de dos meses. Ahora, la situación va a ser más complicada todavía, según los preventivistas. "El problema es que la estructura se montó ya en su día en falso. Somos los más cercanos al ciudadano sí, pero hacer nuevas cosas requiere de más recursos", añadía Navarro.

De hecho, el presidente de los especialistas en Salud Pública adelantó en su intervención que, a partir de ahora, los servicios de Salud Pública "condicionarán su colaboración con nuevas campañas de vacunación a los recursos existentes". De hecho, desde la sociedad apuestan por desvincularse de la acreditación como centros de vacunación internacional si no hay recursos.

La vacunación contra el herpes zóster, parada

La campaña de vacunación que ya ha sucumbido a esta falta de personal en los servicios de Medicina Preventiva de los hospitales ha sido la del herpes zóster. Según han informado esta mañana desde la Sociedad Valenciana de Medicina Preventiva, la vacunación de personas inmunodeprimidas con esta fórmula se ha interrumpido por la falta de personal pese a que es una vacuna con una "extraordinaria efectividad y duración de la protección". De hecho, la C. Valenciana fue "pionera" en España al programarla en 2021 "pero son otras comunidades las que han puesto los recursos de personal para vacunar", denuncian los expertos.

Compartir el artículo

stats