Oriol Junqueras ha estado esta semana en la Comunitat Valenciana. Su recorrido, de sur a norte, le llevó el martes a estar por Sueca, localidad natal de Joan Fuster, de quien se celebra su centenario. El paso por señalado municipio llevó al presidente de ERC y exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña, 'fusteriano' confeso, a una petición: visitar la casa museo del escritor. Sin embargo, sus deseos se toparon con los horarios habituales del recinto y la negativa del ayuntamiento a ampliarlos para él.

La visita de Junqueras tenía que ser por la tarde. Cuestiones de la agenda apretada en el 'tour' del político catalán. No era la primera vez que se abría la vivienda convertida en lugar de peregrinación fuera de horario a representantes políticos cuando lo habían solicitado. Pere Aragonés, presidente del Govern catalán, o Ximo Puig, han sido ejemplos de ello.

Desde el entorno del líder de Esquerra trasladaron la petición de visita a los responsables del espacio que, en un principio, no pusieron ningún problema a la espera de recibir el visto bueno del consistorio, que tenía que autorizar la apertura fuera del horario habitual. Sin embargo, ese visto bueno no llegó.

La petición desembocó en la convocatoria de una junta extraordinaria de gobierno. En Sueca gobierna el PSPV, que ostenta la Alcaldía, junto a PP y Ciudadanos. La petición se puso encima de la mesa del equipo ejecutivo que votó por unanimidad no aceptar la apertura más allá del horario de visitas fijado. La decisión la defiende el alcalde de la localidad, Dimas Vázquez. "Junqueras no es un cargo institucional, es un ciudadanos más", explica.

Vázquez defiende que en caso de haber abierto el museo a Junqueras "se habría creado un precedente" que hubiera permitido a "cualquier ciudadano" pedir que se abriera de manera extraordinaria y en exclusiva la vivienda del escritor. "A día de hoy no es nada, hay que vivir en la actualidad", expresa para rechazar que la condición de Junqueras de haber sido vicepresidente de la Generalitat durante tres años. También remarca lo de "cargo público", es decir, en una Administración pública y no solo ser líder de un partido.

El president de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonés, visita junto al alcalde de Sueca, Dimas Vázquez, el Espai Fuster. Levante-EMV

Por parte del entorno de Junqueras señalan que el líder de ERC quería visitar el recinto porque es un admirador de Fuster. "Era el punto más simbólico e intelectual de toda la gira, el que más ilusión le hacía", explican desde el partido republicano que insisten en que si en vez de Junqueras hubiera sido un escritor como Mario Vargas Llosa o un expresidente del Gobierno como Felipe González y que hoy no tiene cargo alguno se habría abierto el recinto.

El ayuntamiento de Sueca se acoge a que no hay ningún tipo de censura política por las ideas puesto que hace nueve meses sí que se abrió para el presidente de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonés, del mismo partido que Junqueras, pero con "cargo público", la diferencia que expresa el alcalde para decidir si se abre o no el centro. De hecho, Vázquez guio a Aragonés por el Espai Fuster.