El conseller saliente de Educación, Vicent Marzà, es diputado de Compromís desde hace siete años. Pero, por su labor al frente de la conselleria, lo era solo a efectos de votación y no participaba en el trabajo diario del grupo parlamentario. Ahora, como diputado raso, tendrá que ser adscrito a alguna de las comisiones de las Corts lo que obligará a realizar aunque sea una mínima reestructuración. El propio Marzà ya ha asegurado que no habrá cambios de calado y que ha sido muy positiva la elección de Papi Robles como síndica. Pero, Marzà centrará sobre todo su acción en el partido de cara al año electoral. Unos meses en los que Compromís tiene que acordar liderazgos y posibles alianzas