La herramienta pionera en detección temprana de covid en aguas residuales, SARS-GoAnalytics de la empresa Global Ommiun, ha analizado desde su puesta en marcha en abril de 2020 más de 40.000 muestras de aguas residuales para rastrear de forma temprana el virus y así actuar en consecuencia sobre más de 15 millones de personas. Es uno de los datos que recoge el libro “SARS- GOAnalytics: una herramienta universal para la salud”, coordinado por el periodista medioambiental José Sierra, y que ha sido presentado esta tarde en el laboratorio principal de la firma, Golab, con la presencia de la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, que hizo hincapié en cómo esta herramienta “ayudó a salvar vidas”, además de que aportó información temprana de circulación del virus en lugares sensibles como las residencias de mayores en un momento, los primeros meses de la pandemia, “cuando las pcr no eran herramientas extendidas, no había vacunas ni mascarillas”. Algo que ella vivió de primera mano como alcaldesa de Gandia. “Pusimos los datos a disposición de salud pública, para que ellos, que son los que saben, tomaran decisiones”, recordó.

El libro describe el proceso de investigación y puesta en servicio de la plataforma SARS-GOanalytics para el control del virus SARS-CoV-2 en las aguas residuales, desarrollada por Global Omnium en colaboración con el Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Desde su puesta en marcha, la plataforma ha servido para rastrear de forma temprana la presencia del virus y tomar decisiones en consecuencia tanto en València capital como en muchas otras ciudades de España y del mundo, así como en centros sociosanitarios como las residencias de ancianos, donde ha sido clave en el control de la enfermedad. También ha sido aplicada en empresas y en colectivos particulares en su modalidad de PCR Group.

La plataforma fue desarrollada en tiempo récord (se puso en marcha en abril de 2020 poco después de que estallara la pandemia en España) gracias a la colaboración público-privada previa que la empresa valenciana mantenía ya con el CSIC para la detección de otros virus en las aguas residuales que arrancó en 2017.

Precisamente, la ministra ha puesto en valor la plataforma de detección del SARS-Cov-2 asegurando que es un “ejemplo de colaboración público-privada”. “Desde el Gobierno esperamos que se replique gracias a los fondos de los planes de resiliencia”, ha expuesto.

Por su parte, el coordinador del libro, el periodista medioambiental José Sierra, ha dado la gracias a todos los que han aportado su experiencia para poder elaborar el documento y ha hecho hincapié en que todo ha sido posible gracias a que la colaboración público-privada entre Global Omnium y el CSIC que permitió crear la plataforma de detección, que ya estaba en funcionamiento en 2017.

Además, el libro contiene un amplio reportaje sobre los antecedentes y la gestación de la plataforma; un informe detallado sobre su empleo en València y otras ciudades y diversos artículos de investigadores y expertos de Global Omnium donde se subraya el potencial que tiene la vigilancia de las aguas residuales como herramienta de salud, incluido un acuerdo con el MIT (Instituto de Tecnología de Massachussetts) para el desarrollo de tecnología de monitoreo.

La ministra de Ciencia, Diana Morant, junto a responsables de la firma y el periodista José Sierra. M.A. Montesinos

Asimismo incluye colaboraciones procedentes de instituciones públicas y ciudades en los que la plataforma o la metodología para el análisis de las aguas residuales desarrollada por Global Omnium ha sido clave en el seguimiento de la pandemia. Entre ellas se encuentran las de València, Burlington (EE UU), Lanzarote, Madrid y Gandia precisamente bajo el mandato entonces de la ahora ministra Diana Morant.

En la presentación del libro “SARS-GOanalytics: Una herramienta universal para la salud” han participado también la secretaria autonómica de la Conselleria de Sanidad, Concha Andrés, la concejala del Ciclo del Agua del Ayuntamiento de València, Elisa Valía, y la investigadora del CSIC Gloria Sánchez.