Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Microplásticos y nuevas amenazas pandémicas, los próximos retos del análisis de aguas residuales

La ministra de Ciencia, Diana Morant, destaca las vidas que se salvaron en los primeros meses de pandemia gracias a la herramienta de detección temprana en aguas residuales desarrollada por Global Omnium y el CSIC

J. Sierra, C. Andrés, D. Morant, E.Valía y G. Sánchez en la presentación del libro sobre la plataforma SARS-GOanalytics. M. Montesinos

Estaba infrautilizado (se habían buscado drogas o medicamentos en algún proyecto de investigación) pero, después de que la pandemia de coronavirus haya dejado claro el potencial que tiene, el análisis de las aguas residuales como herramienta predictiva tiene por delante muchos y prometedores campos de desarrollo, entre ellos el de la detección de microplásticos en el ciclo del agua o de bacterias o nuevos virus que puedan suponer una nueva amenaza a la salud pública.

De hecho, son dos de los campos de investigación en los que ahora se va a aplicar todo lo aprendido en SARS-GOanalytics, la plataforma pionera de detección temprana del coronavirus desarrollada por la empresa Global Omnium junto al Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y que ha sido cardinal en el seguimiento de la pandemia en ciudades como València, Gandia o Madrid y otras ciudades de España pero también del mundo.

Gracias a esta plataforma, desarrollada en tiempo récord, se han analizado desde abril de 2020 casi 50.000 muestras de aguas residuales en busca de restos del genoma del coronavirus y tener una base sobre la que tomar decisiones de Salud Pública de forma temprana ya que esta forma de detección adelanta hasta en 10 días el aumento de casos o la aparición de brotes.

"Estamos ya colaborando en un proyecto para utilizar la plataforma SARS-GOanalytics en la búsqueda de otros virus que puedan suponer una futura amenaza, como lo ha sido el SARS-CoV-2 y también de bacterias multirresistentes", cuya proliferación y falta de respuesta a antibióticos es una de las máximas preocupaciones ahora para el mundo científico, ha explicado a este diario la investigadora del CSIC Gloria Sánchez, una de las expertas detrás de este proyecto público-privada.

Junto a este proyecto, se está poniendo las bases de otro junto al IATA para la detección de microplásticos en el ciclo del agua y conocer su concentración "pero no solo en muestras a la entrada de las estaciones depuradoras, sino también a la salida" y ver si vuelven a la cadena alimentaria a través, por ejemplo del agua de riego.

"Salvó muchísimas vidas"

El avance que supuso la puesta en marcha de este sistema de alerta temprana covid a través del análisis de las aguas residuales la puso ayer en valor la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, que presidió en GOlab, el principal laboratorio del proyecto de Global Omnium, la presentación del libro que resume el nacimiento, la aplicación y el futuro de la plataforma y que ha coordinado el periodista medioambiental José Sierra bajo el título "SARS-GOanalytics: Una herramienta universal para la salud".

"En un momento en que las PCR no estaban extendidas como ahora, ni había mascarillas ni vacunas", la ministra conoció de primera mano la importancia de la plataforma cuando era alcaldesa de Gandia. "Pusimos este instrumento a disposición de Salud Pública para que ellos, que son los que saben, tomaran las decisiones adecuadas", recordó Morant.

"Especialmente en las residencias. Era importantísimo salvar a esa generación, la más vulnerable. Siempre dio que en la pandemia se tomaron decisiones muy complejas pero si cada una salvó aunque fuera solo una vida, estuvo bien tomada y esta herramienta estoy segura de que salvó muchísimas vidas, me atrevería a decir que centenares y miles de vidas", aseguró la ministra al tiempo que mostró su "agradecimiento profundo" a quienes lo hicieron posible.

Ejemplo de colaboración público-privada

Para Morant, esta herramienta desarrollada entre Global Omnium y el CSIC era, de hecho, un ejemplo de éxito de esa colaboración público-privada que el Gobierno espera que se replique gracias a la llegada de los fondos europeos de Transformación y Resiliencia, algo que también puso en valor durante la presentación del volumen, Elisa Valía, concejala del Ciclo del Agua del Ayuntamiento de València. "El esquema de colaboración público-privada es un ejemplo paradigmático de cómo puede funcionar con éxito".

Por su parte, la secretaria autonómica de la Conselleria de Sanidad, Concha Andrés, destacó lo que supuso contar con información y datos en el peor momento de la pandemia "para poder planificar mejor. Fue fundamental". Por último, el coordinador del libro, el periodista José Sierra, hizo hincapié en que el desarrollo tan rápido de la plataforma de detección covid (se puso en marcha en abril de 2020) no hubiera sido posible si Global Omnium y el CSIC no hubieran estado ya colaborando de forma temprana desde 2017, por aquel entonces en un proyecto de rastreo de norovirus y hepatitis A.

Compartir el artículo

stats