Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El lío numérico del pase covid

El cambio de codificación aplicado por la Unión Europea en los certificados de vacunación genera multitud de problemas de interpretación entre usuarios, profesionales médicos y trabajadores de aerolíneas

El visitante de una residencia de ancianos en Alicante prepara su pasaporte covid, en una imagen de hace unos días. AXEL ALVAREZ

Los certificados covid de vacunación se implantaron como una forma de dar «seguridad» en los viajes internacionales cuando la pandemia de coronavirus, aún presente, estaba en sus niveles más altos de riesgo. Era y sigue siendo un papel más que llevar y un proceso farragoso al que enfrentarse, sobre todo, cuando las decisiones nacionales como la de España de poner solo una vacuna de dos a aquellos que se habían contagiado, suponía todo un obstáculo para quien quería ir, por ejemplo, a Estados Unidos donde debía aparecer sí o sí el 2/2 en los certificados.

Superado, o casi, ese primer trauma burocrático y cuando su uso se había generalizado, la Unión Europea decidió introducir en febrero cambios en cómo se codifica el número de dosis necesarias por cada una de las marcas comerciales y las que cada uno ha recibido. Y se volvió a desatar el caos. Sobre todo para los vacunados con Janssen o los que han sido vacunados tras pasar la covid-19.

Porque, por ejemplo, si habíamos sido vacunados con el fármaco unidosis de Janssen pero habíamos recibido la dosis de refuerzo no Janssen, en los certificados de antes aparecía un 2/2. Pero si el papel se ha emitido más allá de febrero de 2022 tras el cambio de codificación, pone 2/1. Realmente no cambia nada, el certificado sigue dando fe de que hemos recibido dos dosis de vacuna aunque se especifica que, en principio, con una ya teníamos la pauta completa al ser de Janssen. Lo mismo pasa si pasaste la enfermedad y tienes un diagnóstico positivo pero aún así te has puesto las dos dosis y la de recuerdo. Antes aparecía 3/3 en el certificado. Si se sacó más allá de febrero, aparece un 3/1 que despista a muchos.

Problemas de lectura

Pero que el numerador sea más alto que el denominador no siempre ha sido bien entendido. Tanto que en las primeras semanas del cambio, la falta de información sobre los nuevos códigos dejó a gente en tierra sin poder volar.

Hoy, tres mes después, sigue dando problemas y generando dudas primero entre los propios viajeros que desconocen el cambio y no saben bien cómo interpretar los códigos. Pero también entre los responsables de la administración que no están familiarizados con el nuevo formato del certificado y, lo que es más peliagudo, entre agentes de viaje o responsables de aduanas o aerolíneas que han de franquear en última instancia el acceso al avión.

«Se pensaban que era un error»

Es lo que le pasó a Manuel, un vecino de València. La maratón de Boston, en la que él iba a participar, fue la excusa para viajar junto a su familia a Estados Unidos durante la Semana Santa. Pero el matrimonio entró en pánico al comprobar que, pese a que tanto Manuel como su esposa habían recibido la misma pauta de vacunación (la monodosis de Janssen y después la de refuerzo Pfizer el pasado mes de diciembre), sus certificados lucían completamente diferentes: el de él con un 2/2; el de ella con un extraño 2/1. Y todo porque pidieron su expedición antes y después de febrero, respectivamente.

«No teníamos mayor preocupación para el viaje que las PCR para viajar nos dieran negativo porque nos habíamos vacunado religiosamente pero dos días antes, en Miércoles Santo y cuando sacamos el certificado de mi mujer vimos el 2/1» y ahí surgieron las dudas y el miedo a quedarse en tierra.

«Ella tenía las dos vacunas y está claro que 2 sobre 1 es correcto pero explícaselo a la gente», razona Manuel. Alertados porque se pudiera hacer una lectura errónea del numerador/denominador o que incluso tuvieran problemas para entrar en Estados Unidos —«porque allí leen ciertos códigos al revés como las fechas», apunta Manuel—, se fueron a su centro de salud. «Allí no sabían nada del cambio y de hecho se pensaron que era un error», recuerda.

Al final y recurriendo a la ayuda de un médico amigo de la familia «nos enteramos del porqué pero aún así pedimos un justificante de vacunación por miedo a que hubiera algún problema. Al fin y al cabo te enfrentas a burócratas o gente de la aerolínea con mucha prisa y puede que esa persona no sepa discernir ni tenga tiempo». La nueva codificación del certificado de la mujer de Manuel no dio problemas al entrar a Estados Unidos aunque sí levantó suspicacias «precisamente aquí, con el de la aerolínea. Se lo expliqué y nos dejó pasar pero...».

Ellos pudieron ir y volver sin sobresaltos aunque otras familias no han tenido tanta suerte, precisamente, por ese desconocimiento. Así lo aseguran fuentes de la Dirección General de Salud Pública de la Conselleria de Sanidad consultadas por este diario. «Nos han llegado a llamar porque hay personas a las que no les han dejado subir al avión con el 2/1, por ejemplo, ya que se han encontrado a gente que no lo supo interpretar», aseguran.

Esos casos extremos, después de que la nueva codificación lleve en vigor tres meses ya no se están sucediendo pero en Salud Pública siguen siendo numerosas las consultas que reciben a propósito de este cambio. «Sobre todo de los propios usuarios que van a viajar, a los que les genera mucho estrés y ahora más de agencias de viaje que no lo tienen claro, aunque en las aerolíneas se está normalizando», explican.

Estas son imágenes reales del certificado de vacunación covid de una misma persona que se vacunó primero con la unidosis de Janssen y después recibió la dosis de recuerdo de Pfizer (Cominarty), tal como se puede ver en el documento. La imagen de la izquierda, que refleja que tiene dos dosis sobre dos (2/2), es del documento que solicitó en diciembre. Para realizar un viaje en Semana Santa pidió de nuevo el certificado (documento de arriba). Ahí ya aparece el código 2/1.

Compartir el artículo

stats