Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Botànic se opone a la cesión de agua del Júcar a Almería

PSPV, Compromís y Unides Podem se pronuncian en contra de la propuesta de la Acequia Real, que quiere obtener ingresos para financiar las obras del regadío con la venta de 50 hectómetros cúbicos

Una perspectiva del azud de la Acequia Real del Júcar, en Antella. | PERALES IBORRA

Los tres socios del gobierno del Botànic están en contra de la venta de agua del Júcar a Almería, una transferencia de 50 hectómetros cúbicos que la Acequia Real del Júcar (ARJ) pretende realizar durante los próximos 5 años para obtener financiación y, también, como respuesta a una solicitud del Ministerio para la Transición Ecológica por la gravísima sequía en la cuenca del Guadalquivir. A la negativa rotunda de Compromís y Unides Podem se une también el PSPV, que considera que hay otras opciones mejores.

Desde el partido de Ximo Puig, el trasvase que plantea la ARJ no es la opción «más razonable, máxima cuando sabemos que se están estudiando otras alternativas posibles para atender las necesidades de Almería». «Comprendemos el punto de vista de la Acequia Real y los problemas de Almería, pero creemos que hay alternativas mejores, sobre todo teniendo en cuenta las dificultades hidrológicas de nuestra tierra», señalan.

La diputada de Compromís, Graciela Ferrer, portavoz de Medio Ambiente y Agua de Compromís en las Corts, considera que «es inconcebible que, en una cuenca sobreexplotada cómo es el caso de la del Júcar, la dirección de la Acequia Real del Júcar pretenda coger agua desde el embalse de Alarcón para venderla y, por lo tanto, trasvasarla a Almería». El portavoz adjunto de la coalición, Juan Ponce apunta: «No podemos permitir que el agua del Júcar, el futuro de nuestra agricultura y la supervivencia del río y la Albufera sean moneda de cambio para que los dos grandes partidos estatales tengan más fácil su campaña electoral en Andalucía. Hay que recuperar el Júcar, no venderlo».

Mientras, Unides Podem alerta de la que cesión de agua «pondría en peligro la sostenibilidad de l’Albufera y de la cuenca del Júcar» y muestra su preocupación «por la repetición de malas praxis en la gestión de un recurso finito y esencial para la vida como el agua dulce, que llevan a conflictos innecesarios por la incapacidad de abordar políticas a largo plazo para asegurar la viabilidad del sector primario».

Hay que recordar que hace pocos días que ha finalizado la elaboración del Plan Hidrológico del Júcar para los próximos 5 años. En la normativa del plan se reconoce que en la cuenca del Júcar hay una carencia de 250 hm³/año actualmente para atender los derechos de uso de agua concedidos.

Durante todo el proceso, los dirigentes de la Acequia Real del Júcar han estado argumentando que los caudales ambientales para el río y la Albufera ponen en peligro la garantía de agua para el regadío ribereño. Y al mismo tiempo, estas personas son las que proponen ahora vender 10 hm³/año del agua que tienen concedida gratuitamente a la sociedad Aguas de Almanzora, S.A. de Almería».

Costes inasumibles

La ARJ enmarca su actuación en la necesidad de obtener financiación. Según los regantes, las obras de modernización del regadío, que deberían haber concluido hace 15 años atendiendo a las promesas de la Administración, suponen unos costes que la ACJ no puede asumir.

Se trata de 35 millones para ocho nuevos sectores y el convenio firmado con la Sociedad Mercantil Estatal de Infraestructuras Agrarias SA obliga a cubrir aquella parte a la que no llegan los fondos de Recuperación y Resiliencia. Cantidad que cifran en unos 14 millones, que deberá aportar la institución. La Acequia Real tendrá que hacer un desembolso que alcanza el 34 % del coste total de la actuación según el acuerdo con el Ministerio de Agricultura. Y recuerdan desde la ACJ que el ahorro en el riego permitirá la llegada de un caudal ecológico hasta el lago de l’Albufera, uno de los compromisos arrancados a la Confederación del Júcar.

Compartir el artículo

stats